Las sanciones por riegos no autorizados crecieron un 38% durante el año pasado

Las sanciones por riegos no autorizados crecieron un 38% durante el año pasado

La CHS abrió la mayoría de expedientes en el Campo de Cartagena, pero al mismo tiempo se redujo a la mitad la apertura de pozos ilegales

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

El número de expedientes sancionadores tramitados por la Confederación Hidrográfica del Segura (CHS) por derivaciones de aguas y riegos no autorizados se incrementó el año pasado un 38% en el conjunto de la cuenca del Segura, en comparación con el ejercicio anterior, principalmente en el Campo de Cartagena. El incremento se ha atenuado, ya que en el año 2016 estas sanciones crecieron un 93%. Por otro lado, han descendido a la mitad las infracciones por la apertura de pozos y alumbramiento de aguas subterráneas.

Con el cuarto año de sequía a sus espaldas, la cuenca se encuentra en una situación límite de falta de recursos mientras que la labor de policía de la Comisaría de Aguas se intensifica para atajar las infracciones. El foco principal sigue puesto sobre el Campo de Cartagena y el objetivo de vertido cero al Mar Menor. La labor inspectora hizo que se abrieran 271 expedientes sancionadores, mayoritariamente por el uso privatizo de aguas sin autorización. Solo diez expedientes correspondían a la apertura de pozos ilegales, menos de la mitad que en el ejercicio anterior, ya que el control se ha intensificado en la zona. El uso de desalobradoras está prohibido por la CHS para impedir el vertido de salmuera cargada de nitratos, lo cual hace que los cientos de pozos de la planicie tengan que estar inactivos.

El foco de las inspecciones

El número de las infracciones tramitadas ha crecido respecto del año anterior, lo cual obedece a que hay más denuncias e inspecciones, o bien regantes que se han arriesgado a utilizar caudales de forma ilegal. En términos cuantitativos se han iniciado 44 expedientes sancionadores más que en el año anterior.

El número de casos tramitados por riegos ilegales creció menos que en el ejercicio anterior En términos globales, han descendido las infracciones por extracción de gravas y ocupación de cauces

Al tratarse de la mayor superficie de riego de la cuenca del Segura, el 42% de todas las infracciones que tramita la CHS corresponde al Campo de Cartagena. A su vez, el 87% de los riegos no autorizados han sido detectados en esta zona, lo cual da idea de la supervisión que lleva cabo la Confederación.

¿Cuántas hectáreas ilegales?

El organismo de cuenca está evaluando la superficie total de riego ilegal ligada a estos expedientes, aunque avanza, sobre la base de años anteriores, que no tiene nada que ver con las 20.000 hectáreas supuestamente ilegales que figuran en la denuncia del fiscal jefe del TSJ. Ni siquiera incluyendo el Campo de Murcia, la zona de Pilar de la Horadada y parte de los municipios de Mazarrón y Fuente Álamo, como hace la Fiscalía. Es decir, un perímetro muy superior al del Campo de Cartagena.

La Confederación no niega que se produzcan roturaciones ilegales, las cuales persigue en tanto que comporta un uso no autorizado de agua, pero no entiende de dónde se extrae el dato de las 20.000 hectáreas ilegales, y menos circunscritas a esa comarca. Informa de que el terreno cultivable en el año 1998 era de 253.000 hectáreas, según el plan de cuenca; y que veinte años después es de 262.393. Distingue entre la superficie regable y la realmente regada, puesto que se producen oscilaciones dependiendo de la disponibilidad de agua y de las producciones.

Menos expedientes

En el conjunto de la cuenca, el número de expedientes sancionadores descendió el año pasado. Se tramitaron 632, frente a los 666 del ejercicio anterior. El mayor descenso se produjo en las sanciones relacionadas con las obras, extracciones de áridos e invasión y ocupación de cauces, donde las infracciones se han reducido drásticamente, casi a la mitad.

Por el contrario, sí aumentaron en un 38% los casos investigados por derivaciones de agua y riegos no autorizados. Por otro lado, los casos de apertura de pozos sin autorización se han reducido más de la mitad. Los expedientes por vertidos de aguas residuales, así como aquellos que incumplen los límites autorizados, se mantienen en un centenar.

El número de expedientes abiertos el año pasado por riegos no autorizados es el mayor de los últimos cinco ejercicios, y casi se ha duplicado. En 2012 fueron 160, y el año pasado 298, sobre lo cual convergen varios factores: la labor de control y policía de la Confederación Hidrográfica del Segura es mayor, y es el cuarto año de sequía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos