«El rockabilly es el comienzo y la eclosión de la música»

Alfonso J. Dual, con su premio./
Alfonso J. Dual, con su premio.

Repasamos la trayectoria de Alfonso J. Dual Martínez, un cantante rockabilly premiado internacionalmente

MINERVA PIÑERO

Cuando Elvis llamó a su puerta, Alfonso J. Dual, con tan solo 12 años, le abrió inmediatamente. Fue la voz del prestigioso músico quien le cautivó, mientras disfrutaba de la compañía familiar en casa de sus tíos y un antiguo disco del clásico compositor endulzaba el ambiente. La música de raíz se convirtió en el centro de su vida. Guitarrista autodidacta, la trayectoria del cantante ha sido reconocida en el continente americano, donde hace unos días fue coronado como el mejor solista de rockabilly en los célebres Ameripolitan Music Awards.

-¿Qué diferencia al rockabilly del resto de géneros musicales?

-Que es un estilo que se caracteriza por ser muy primitivo, ya que es el género que sustenta al conocido y consolidado rock and roll. Es el comienzo y la eclosión de la música.

-¿Qué estilos de rockabilly existen?

-El más antiguo nació en el año 1954 y presentaba bastantes connotaciones del jazz. Dos años después, empezó a cultivarse un rockabilly más tradicional, como el de Elvis. Finalmente, entre 1958 y 1959 los músicos probaron con un estilo más salvaje, con el comienzo de lo que después sería la música garaje. Es más siniestro.

-¿Por cuál se decanta?

-Mi estilo es más tradicional, similar al que se cultivó desde 1954 hasta 1958. Es el primitivo, el de los pantalones de pinza, chaquetas de Hollywood y zapatos bicolores blancos y negros.

-¿La indumentaria depende del subgénero?

-Sí. El wild rockabilly, por ejemplo, incorpora el cuero. Aparentemente es más cañero. Mientras, el original presenta un una indumentaria más suave. Recuerdo vestirme como solista de rockabilly desde pequeño, cuando tenía doce años.

-¿Qué despertó su atención en Memphis, donde fue nombrado mejor solista de rockabilly hace unos días?

-La cultura en torno al rock que los americanos poseen y, como consecuencia, el gran recibimiento que tiene este género musical. Saben valorar la música de raíz.

-¿Por qué cree que en España no se ha consolidado este género musical?

-En parte, por el franquismo. La dictadura no dejó entrar a España las influencias del rock que procedían del continente americano. Además, creo que la cultura española siempre ha apoyado estilos determinados, como puede ser el pop, y que ha dejado al rock olvidado en un cajón.

-Después de viajar por América y por Europa con su guitarra, ¿se decanta por los conciertos grupales o en solitario?

-En solitario. Tras viajar por Europa durante siete años cada fin de semana y ejercer como instrumentista en numerosas ocasiones en ambos continentes, hace dos años decidí iniciar mi propio camino. Dejé de tocar con todas las bandas a las que acompañaba: prefiero ser mi único jefe.

-¿Dónde se imagina si no hubiera conocido el rockabilly?

-Sería escritor, sin duda. Desde pequeño me ha gustado la escritura, inventar tramas para después resolverlas y relatar historias. En cierto modo, es un trabajo que ya realizo en mis letras.

-¿A qué le escribe?

-A todo, aunque creo que a cualquier músico le gusta narrar lo que nace a raíz de sus peores momentos y del dolor. La mejor época del músico coincide con un mala situación sentimental, su fuente de inspiración, cuando trabaja desde el corazón. En mi caso, una de las frustraciones que más me han movido ha sido la falta de reconocimiento que he vivido desde que empecé a tocar la guitarra, hace 28 años. Aun así, en mis composiciones también reflejo los buenos momentos y celebro la vida. Puedo escribir sobre cualquier tema.

-¿Cuándo empezó a componer?

-En 2007, cuando decidí estudiar guitarra clásica y empecé a sumergirme, poco a poco, en el mundo de la orquestación. Asistí a números seminarios y me formé con grandes compositores de cine. Previamente, me había dedicado más al rockabilly en su esencia. De hecho, en 2002 viajé a Estados Unidos, a Nashville, donde investigué sobre la música de raíz americana y estudié con guitarristas locales. Afiancé la técnica conocida como 'finger style'.

-¿Qué echa de menos de Murcia, su ciudad?

-La ciudad, el clima y la familia. Pasear por Platería y Trapería bajo el sol del sureste no tiene precio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos