Revuelo de togas y birretes en el campus de la UMU

El actual rector, José Orihuela, rodeado por varios miembros de su equipo, en la noche electoral que le dio la victoria en 2014. / Nacho García /AGM

Las próximas elecciones al Rectorado en mayo agitan las cábalas sobre los posibles candidatos a competir por el cargo. Los exvicerrectores Cascales y Gómez, dos decanos y el presidente del Consejo Económico están en las quinielas, con el exrector Cobacho y el propio Orihuela

Fuensanta Carreres
FUENSANTA CARRERESMurcia

La intrincada amalgama de ambiciones, formas de entender la institución, impulsos y sensibilidades que articula la Universidad de Murcia ha comenzado a bullir con el comienzo del curso académico, el cuarto de José Orihuela como rector y, por tanto, año de elecciones. Los campus, casi un municipio dentro de la ciudad de Murcia con un censo de 38.000 electores, andan revueltos, pero aún en modo soterrado y en voz baja: «Es pronto todavía, aún no toca», es la respuesta que dan quienes, al mismo tiempo, apuran sus quinielas y cábalas con los posibles candidatos. Si se cumple el calendario previsto, las elecciones serán convocadas en febrero, y los comicios deben celebrarse en abril. El único requisito, sobre el papel, para ser elegible, es el de ser catedrático de la Universidad.

El propio rector José Orihuela ha sido el primero, y hasta la fecha, el único, en admitir de forma abierta sus aspiraciones a seguir vistiendo la toga y birrete negros que solo distingue a los rectores. Se presentará a la reelección, convencido de que su «proyecto de cambio» está aún a medias después de tres años y sonadas crisis de gobierno que han trastocado la composición de su equipo inicial, y del que podrían partir dos de los nuevos aspirantes: los exvicerrectores José Antonio Gómez y Bernardo Cascales. El primero dimitió de sus responsabilidades en el área de Comunicación y Cultura después de un año y medio en el equipo, y por el momento prefiere no avanzar nada sobre sus intenciones de presentar candidatura. Bernardo Cascales, vicerrector de Coordinación e Internacionalización, presentó su dimisión en julio, pero ha sido esta misma semana cuando ha hecho pública a través de una carta abierta a Orihuela su «disociación total e irreversible» después de décadas de estrecha amistad con el rector.

¿Cuándo?
Las últimas elecciones se celebraron el 9 de abril (en segunda vuelta) de 2014, así que será durante ese mes de 2018 cuando se fije la nueva cita electoral
El calendario debe arrancar en febrero con la exposición del censo, y se reservan unas tres semanas para la celebración de la campaña electoral.
¿Cómo?
Los nuevos estatutos de la Universidad de Murcia están en trámite, así que aún no está claro si los comicios se celebrarán de acuerdo con las pautas que marcan o seguirán en vigor los actuales
La nueva normativa introduce cambios en el reparto de las cuotas de representación de los diferentes grupos con derecho a voto, una cuestión de trascendencia porque ese porcentaje es el que se utiliza como referencia para ponderar los votos.
¿Quiénes?
Más de 38
000 docentes, personal de administración y servicios, investigadores, personal contratado y alumnos integrarán el censo de electores llamados a votar al nuevo rector.

Empujado por la ambición de cambiar algunos de los 'modus operandi' de la institución, Cascales, quien dijo en su misiva haber «sufrido lo indecible» en el equipo de gobierno de Orihuela, no descarta su paso al frente: «Después de conocido como gestor lo conocido, a pesar de que me atrae dar todo lo que pueda a la UMU dentro de mis posibilidades, es improbable que yo vuelva a la gestión universitaria, aunque como catedrático de universidad tengo todo el derecho del mundo, al igual que mis compañeros que lo son, para presentarme a unas elecciones a rector».

No está claro si los comicios se realizarán de acuerdo con la ponderación de voto de los nuevos estatutos, que da más poder a PAS y catedráticos

Una candidatura de peso sería, de cuajar, la encabezada por el actual presidente del Consejo Económico y Social (CES), José Luján, decano de la Facultad de Ciencias del Trabajo, quien de momento ni descarta ni confirma. Tampoco quieren pronunciarse aún, aunque sus nombres figuren en las conjeturas que ocupan ratos muertos en pasillos y despachos, los decanos de Veterinaria, Gaspar Ros (quien ya fue vicerrector con el rector José Antonio Cobacho); y Química, Pedro Lozano, en quien todos ven un firme candidato. El propio exrector de la Universidad de Murcia y catedrático de Derecho José Antonio Cobacho es otro nombre a tener en cuenta en el caso de que todos los nombres apuntados hasta ahora decidieran no presentar finalmente su candidatura el próximo febrero. La terna de 'rectorables' conocidos podría cerrarla el catedrático de Psicobiología José María Martínez Selva, quien ya encabezó candidatura en los anteriores comicios, y también prefiere esperar antes de desvelar si lo hará de nuevo. No es el momento, coinciden todos, a la vez que admiten que la composición de los equipos, básica para calibrar fuerzas, no puede esperar demasiado.

A cinco meses vista de la convocatoria, tampoco está claro si el proceso electoral se regirá de acuerdo a los nuevos estatutos de la Universidad, aún en tramitación, o a los actuales en vigor. Un matiz de peso, que podría ser definitivo en el resultado, ya que los dos textos otorgan diferente ponderación a los votos de los distintos grupos de electores. El rector es elegido por sufragio universal ponderado, lo que significa que las papeletas tienen diferente 'peso' en el recuento según el grupo al que pertenezca el votante. La nueva normativa dará más poder al grupo de titulares y catedráticos, en el que se integrarán los profesores doctores con vinculación permanente laboral (tendrán un 52% de representación, un punto más); y al personal de administración y servicios (PAS), que pasa del 10% al 13% en detrimento de algunos de los grupos de docentes laborales, es decir, no funcionarios.

Fotos

Vídeos