La revolución anticonceptiva que terminó en un fiasco

Esther Trujillano, en San Javier./Antonio Gil / AGM
Esther Trujillano, en San Javier. / Antonio Gil / AGM

Varias pacientes murcianas preparan reclamaciones por supuestas secuelas provocadas por el método Essure, ya retirado del mercado

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRAMurcia

Esther Trujillano no quería tener más hijos, pero su ginecólogo de Los Arcos le advirtió de que llevaba demasiado tiempo tomando la píldora. «Me dijo que había salido algo nuevo que funcionaba muy bien, el Essure. Me convenció, era mi médico y yo no tenía por qué dudar de él». El método Essure llegó a España en 2001 y a los hospitales públicos de la Región en 2006. Parecía la solución perfecta: un sencillo dispositivo que se implantaba en las trompas de Falopio provocando una reacción inflamatoria que actuaba de barrera. Adiós a los efectos secundarios de la píldora y a intervenciones más complejas que requieren de cirugía. El Essure se colocaba en la consulta, y la paciente se volvía a su casa a continuar con su vida normal. Entre 2006 y el pasado mes de julio, en la sanidad pública murciana se implantaron 70 dispositivos de este tipo (16 en Los Arcos y 54 en La Arrixaca). Al principio, a pacientes que presentaban alguna contraindicación para los métodos anticonceptivos habituales. Después, y ante los aparentemente buenos resultados, se amplió en La Arrixaca como método de planificación familiar.

Pero con el paso de los años, cada vez más mujeres empezaron a denunciar en toda España supuestas secuelas provocadas por el Essure: reglas dolorosas y muy largas, hinchazón del vientre, dolores pélvicos. Se apuntó a posibles reacciones al níquel, presente en el producto. «Me implantaron el dispositivo en 2009. Nada más ponérmelo, las reglas, que antes eran cortas, se alargaron. Pasé de manchar muy poco a sangrar más», relata Esther Trujillano. Habituada al deporte, se encontró limitada por dolores y molestias de la regla que se alargaban durante semanas.

¿Qué es el método Essure? Es un dispositivo que funciona como método anticonceptivo
Se implanta en las trompas de Falopio, provocando una reacción inflamatoria que obstruye las trompas.
¿Cuántos dispositivos de este tipo se han implantado en la Región? El Essure empezó a comercializarse en Europa en 2001
En el Servicio Murciano de Salud nunca llegó a incluirse en la cartera de servicios para un uso generalizado. Únicamente se ha utilizado en Los Arcos, donde se han implantado 16 dispositivos, y en La Arrixaca (54).
¿Cuándo y por qué se retiró el Essure? La farmacéutica Bayer ha dejado de comercializarlo en Europa, y la Agencia Española del Medicamento instó por ello, a principios de agosto, a que los hospitales dejasen de implantar el dispositivo
Essure está envuelto en la polémica por supuestos efectos secundarios graves.

Un día, su hija vio en la televisión un reportaje de la plataforma de mujeres afectadas por el Essure en toda España. «Me di cuenta de que yo tenía todos esos síntomas», cuenta Esther. Acudió a su ginecólogo, y se le retiró el Essure en septiembre de 2016. Las molestias siguieron y la volvieron a operar. Según la paciente, porque todavía quedaba un trozo del implante sin extraer. El resultado final fue una histerectomía total: ha perdido el útero y el cuello del útero. Esther Trujillano prepara una reclamación con el despacho López Alcázar Contreras, de Murcia, que ha recibido «decenas de consultas» de mujeres supuestamente afectadas de toda España, algunas de la Región.

Pero demostrar que el Essure está detrás de sus síntomas no será fácil, porque en muchos casos pueden tener múltiples causas. De hecho, la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO) sigue defendiendo que el Essure «presenta un perfil riesgo-beneficio favorable». Para los profesionales es un método altamente eficaz que presenta «complicaciones leves y poco frecuentes». La compañía Bayer ha terminado por retirar el producto en Europa por «motivos comerciales», pero a nadie se le escapa que la decisión coincide con un aluvión de quejas por supuestas secuelas que ha deteriorado la confianza de las pacientes en este dispositivo. En el Servicio Murciano de Salud (SMS) ya no se ofrece por tanto este implante, aunque, de momento, Esther Trujillano es la única paciente de la Región que ha optado por extirpárselo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos