El resurgir de las grúas

Grúas en nuevas construcciones que se están levantando en Murcia, en Juan de Borbón./Nacho García / AGM
Grúas en nuevas construcciones que se están levantando en Murcia, en Juan de Borbón. / Nacho García / AGM

Promotores y constructores reclaman una agilización de los trámites para dar alas a la ya incipiente recuperación del sector inmobiliario

Alicia Negre
ALICIA NEGREMurcia

Sus siluetas prácticamente habían desaparecido de las panorámicas de las ciudades, derrocadas por un pinchazo de la burbuja inmobiliaria que hizo saltar por los aires uno de los sectores más potentes del país y que dejó cientos de proyectos en la estacada. Las grúas, sin embargo, han vuelto a erigirse y los andamios regresan al paisaje, dejándose ver aquí y allá y dando forma a nuevos proyectos. El sector inmobiliario celebra ya una cierta recuperación que parece tomar impulso, pero que tropieza aún con serios lastres y cuya evolución es una incógnita.

La asociación de promotores inmobiliarios de la Región de Murcia (Apirm) puso esta semana sobre la mesa unos datos que ponen de relieve un crecimiento vigoroso en la construcción y venta de viviendas en los siete primeros meses de este año. Entre enero y julio, se iniciaron en la Comunidad 1.463 viviendas, un 28% más que en el mismo periodo del año anterior. Una cifra que queda aún muy lejos de los años dorados -previos a la caída del sector, cuando se iniciaban cada año más de 5.000 casas- pero que deja entrever la llegada de vientos más favorables.

El presidente de Apirm, José Hernández, deja clara, además, la satisfacción del sector por la evolución que están teniendo las ventas. En los siete primeros meses del año han encontrado comprador unas 7.794 viviendas, un 10% más que en el mismo periodo del año anterior. Un repunte que cogió carrerilla en el segundo trimestre del año, cuando el aumento en las ventas alcanzó un 15%. La oferta de segunda mano sigue llevando la voz cantante, logrando incrementar sus ventas un 18% entre abril y junio. La venta de vivienda nueva, sin embargo, perdió algo de fuelle en estos meses -es más, descendió un 11%-, una realidad que no preocupa a los promotores, que lo achacan al importante repunte registrado en 2016. «El repunte en las ventas alienta un momento singular en el que aún se ofertan promociones de gran calidad a precios especialmente buenos», recalcó Hernández.

El profesor de la Facultad de Economía y Empresa de la Universidad de Murcia (UMU) Javier Pardo confirma que los indicadores apuntan a una reactivación del sector inmobiliario. «La coyuntura económica va en alza y se dan condiciones favorables para ello», subraya. «Los bancos están abriendo la mano con los créditos y está aumentando el empleo». Pardo remarca, no obstante, que la recuperación de la actividad inmobiliaria no es homogénea y se concentra principalmente en los núcleos urbanos o en urbanizaciones residenciales 'premium'.

La sociedad de valoración y tasación Euroval explica que «en Murcia hubo una mayor subida en la burbuja y una caída mayor que la media nacional». En este sentido, fuentes de esta entidad auguran que la recuperación en la Región será más lenta. «Hay indicadores que señalan ya el paso del mínimo, pero no lo vemos aún en precios», subrayan. «Se puede ser moderadamente optimista, pero no echar las campanas al vuelo».

Puntos calientes

El presidente de los promotores explica que entre los puntos calientes que actualmente tiran del carro destacan ante todo la capital murciana, principalmente la zona norte, y algunas de sus pedanías del norte (Cabezo de Torres, Guadalupe...) y del sur (La Alberca, Santo Ángel...). Las zonas de La Quinta y Altorreal, en Molina, y la costa -principalmente San Pedro, San Javier y la zona de Serena Golf, en Los Alcázares- también se han subido con fuerza a estos aires de bonanza. Los precios en estos puntos, según precisó Hernández, oscilan entre los 1.500-1.600 euros por metro cuadrado de las pedanías del sur de Murcia y los hasta 2.200 euros por metro cuadrado que se están barajando en la zona norte de la capital.

En otros puntos de la Región, sin embargo, aún subsiste un 'stock' de viviendas que sigue esperando comprador. Unas 18.000 casas, según los dato que maneja Apirm, concentradas sobre todo en la pedanía murciana de Gea y Truyols, donde nacieron múltiples proyectos vinculados a los campos de golf de la zona. Javier Medino, responsable del área de control de ST Sociedad de Tasación, asegura que la situación en Murcia, y en todo el Arco Mediterráneo, está «bastante estancada» y remarca que las importantes bolsas que existen en la zona ralentizan la recuperación.

El profesor Javier Pardo advierte de que a la Región le llevará años «hacer la digestión de esas 'megaurbanizaciones'». Desde Euroval resaltan que las estadísticas de 'stock' de viviendas arrojan «una ligeramente menor absorción en Murcia (16%) que en la media nacional (18%-19%)». El presidente de los promotores recalca, no obstante, que existe mucha demanda de clientes por satisfacer y subraya que «no hay que vender todo el 'stock' para construir obra nueva». Insiste, además, en que no queda 'stock' de viviendas de entidades financieras en lugares de demanda.

La principal preocupación del sector se centra ahora en la necesidad de agilizar la tramitación de las licencias municipales a través de la simplificación administrativa. El presidente de Apirm explica que en Murcia estos trámites pueden prolongarse unos 120 días, pero en San Javier oscilan entre los nueve y diez meses y en Cartagena pueden llegar a superar el año. «No entendemos por qué una solicitud tiene que estar 15 días para llegar a un técnico», sostiene. Actualmente, advierte el sector, hay un proyecto en Lorquí y otro de 130 viviendas en Playa Honda, en Cartagena, paralizados. «No tiene sentido que esos proyectos estén metidos en un cajón», recalca Hernández. «Si es por falta de medios, que los pongan».

«Un enorme esfuerzo»

Luis Fernández Mula, presidente de la Federación de Empresarios de la Construcción (Frecom), recalca que las empresas están haciendo un «enorme esfuerzo por mantenerse en este sector, tan importante para la sociedad». Fernández reclama a la Administración una innovación y una agilización en los trámites. «Nos da mucha pena que tenemos todavía trámites de licencia de obra que duran en la administración demasiado tiempo», insiste. «Queremos que el sector vuelva a ser lo que fue porque esa es también una demanda de la sociedad».

José García-Balibrea, vicepresidente de Frecom y presidente de la asociación de Fabricantes de Áridos de la Región (Afarem), reconoce que la vivienda está aumentando, aunque aún necesita mucho recorrido», y subraya que «la obra pública continúa siendo la asignatura pendiente de este país y de esta región». García-Balibrea recalca que «asistimos a un descenso continuado de la licitación de obra pública» y hace hincapié en que sin este pilar «hay muchos subsectores de la construcción que tienen difícil su supervivencia».

El concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Murcia, Antonio Javier Navarro, remarca el «importante papel» que tienen los consistorios a la hora de facilitar el suelo y de agilizar la tramitación de licencias. «Hay un crecimiento sostenido en los últimos años en la aprobación de proyectos de urbanización y en la concesión de licencias». En este sentido, recuerda que en el Ayuntamiento capitalino se ha creado un grupo de trabajo con Apirm en el que analizan esa «necesaria desburocratización». Los ayuntamientos, incide, «tenemos que ponérselo fácil a la actividad económica».

El Ejecutivo regional también es consciente de la necesidad de allanar el camino para promotores y constructores y, en este sentido, ya está trabajando en un paquete de medidas para conseguir la «simplificación administrativa» en el sector. El consejero de Presidencia y Fomento, Pedro Rivera, explica a 'La Verdad' que el objetivo es «ayudar a quienes tienen proyectos que favorecen la actividad empresarial, crean empleo y generan nuevas oportunidades de riqueza y bienestar en la Región».

Allanar el camino

La Comunidad ha alumbrado cinco medidas, que nacen del Libro Blanco de la Construcción, y que van en la línea de trabajo que el Ejecutivo ya ha marcado en la segunda Ley de Simplificación Administrativa que verá la luz previsiblemente antes de que acabe el año. Con estas medidas, recalcan fuentes de la Consejería de Presidencia, se reducirán a la mitad los plazos ordinarios de los trámites administrativos para agilizar la obtención de licencias tanto a nivel regional como municipal. Estos pasos buscan, además, aclarar los criterios técnicos sobre figuras urbanísticas y homogeneizar los criterios en toda la Región. «Queremos dar seguridad jurídica a los inversores», recalca el consejero, «y que todos los ayuntamientos funcionen de la misma manera».

Entre las medidas a implantar figuran tres instrucciones sobre figuras urbanísticas que está previsto que se publiquen en el Boletín Oficial de la Región (Borm) y entren en vigor antes de final de año. Una de ellas es la autorización excepcional de interés público, que permitirá implantar una empresa de forma mucho más rápida -los plazos se acortarán a un máximo de cuatro meses-. Otra de las figuras que verá la luz será la de situación fuera de norma. Esta, según explicaron desde Presidencia, pretende evitar que ciertas actividades se paralicen ante la aprobación de una nueva normativa municipal mientras no se apruebe la misma.

También se pondrán en marcha los denominados títulos habilitantes de naturaleza urbanística, que son más ágiles y permitirán acelerar la realización de obras. De esta manera, la Comunidad pondrá a disposición de los ayuntamientos una hoja de ruta, con supuestos claros, para agilizar la tramitación. El Ejecutivo regional también trabaja en la unificación de las ordenanzas municipales con la finalidad de que todos los consistorios «hablen el mismo idioma».

El consejero Rivera insistió en la importancia de facilitar las cosas a un sector en el que, a día de hoy, están trabajando en la Comunidad 32.500 personas, un 10% más que el año pasado. Subrayó, asimismo, que el impulso de esta área, además, afecta positivamente al Producto Interior Bruto (PIB) de la Región. «Es fundamental un sector de la construcción fuerte porque sin él no hay recuperación económica».

Más

Fotos

Vídeos