La rehabilitación del castillo se atasca en un trámite urbanístico

Castillo de los Velez. /LV
Castillo de los Velez. / LV

El Ayuntamiento renuncia a última hora a optar a las ayudas del Ministerio de Fomento para reparar la fortaleza

MIGUEL RUBIOMazarrón

La alcaldesa Alicia Jiménez (PP) confiaba en que la puesta en valor del castillo de los Vélez iba a ser uno de los proyectos estrella de la presente legislatura, pero ese objetivo está hoy más lejos. Incluso puede que quede en agua de borrajas. De momento, el equipo de gobierno que lidera ha renunciado a optar a las ayudas del 1,5% cultural del Ministerio de Fomento para intentar conseguir una subvención (por valor de casi 1,5 millones, en dos anualidades) con la que culminar la rehabilitación de la fortaleza, el principal monumento del municipio, con permiso del edificio modernista de las Casas Consistoriales.

Después de seis meses de trabajos, en el último momento, cuando se recopilaba toda la información necesaria para presentar la solicitud, la falta de un informe ha obligado a dar marcha atrás. En concreto, el arquitecto municipal advirtió de que las obras en el cerro coronado por el baluarte defensivo requerían antes de un plan especial de reforma interior (Peri), esto es, una herramienta que establece el planeamiento urbanístico y que sirve para ordenar el futuro desarrollo de todo ese entorno, según las fuentes consultadas por 'La Verdad'. Dicho trámite puede prolongarse durante al menos un año.

El concejal de Cultura y Patrimonio, Pedro Martínez Pagán, admite cierta responsabilidad en esta iniciativa fallida, pero mantiene que, llegado a este punto, lo importante es no tirar la toalla. «No es un esfuerzo perdido. Se ha realizado un trabajo muy importante que nos servirá para cuando presentemos la solicitud en una próxima convocatoria. Esa labor ya está hecha, y nos valdrá en un futuro. Incluso si está otra corporación. Ahora, lo que tenemos que hacer es iniciar la tramitación del plan especial, a partir de septiembre», indica.

El arquitecto municipal considera que antes debe redactarse un plan especial para ordenar el cerro de la fortaleza El concejal no tira la toalla y dice que el trabajo realizado servirá a la hora de acudir a una próxima convocatoria

Sin embargo, la falta de ese trámite urbanístico no fue impedimento, aparentemente, para que con anterioridad se acometieran trabajos de envergadura en el castillo de los Vélez. De hecho, ya se realizó una primera fase para su puesta en valor, que, por cierto, no acabó bien.

El auditorio que se hundió

El proyecto de acondicionamiento de la casa-fortín de los marqueses (aunque estos nobles nunca residieron ahí) data de 2007. Con un presupuesto inicial de casi 500.000 euros, se acometieron labores de limpieza y consolidación en el recinto amurallado y se habilitó en el patio de armas un auditorio al aire libre. Los trabajos quedaron inaugurados a finales de junio de 2008, cuando la hoy alcaldesa ocupaba la Concejalía de Turismo y Patrimonio Histórico. Pero veinte meses después, el graderío para el público sufrió un hundimiento, al colapsar una galería minera del subsuelo. Así que hubo que desmantelar buena parte de la obra y el auditorio dejó de utilizarse. Se esfumaba así el sueño de darle al castillo de los Vélez un uso cultural para disfrute de vecinos y visitantes.

Con estos antecedentes, algunas fuentes consultadas por 'La Verdad' sostienen que el desarrollo del plan especial que pide el arquitecto municipal no era un requisito imprescindible para optar a las ayudas. Y que la conservación de la fortaleza, del siglo XVI y catalogada como bien de interés cultural (BIC), la máxima protección, es ya de por sí suficiente argumento para acudir a la convocatoria del Ministerio.

Con vistas a optar a las ayudas del 1,5% cultural, el Ayuntamiento rescató el proyecto del equipo de arquitectos formado Rafael Pardo Prefasi, Severino Sánchez Sicilia e Inmaculada González Balibrea. Eso sí, con algunos retoques. Sería una actuación más «blanda», ya si el graderío aunque se mantedría el escenario. Acero, madera y cristal aparecerían como los principales materiales empleados, junto a la vegetación. El objetivo era ofrecer «un paseo arqueológico por la historia del castillo», en palabras del edil Martínez Pagán, que incluiría el interior de la casa-fuerte, nunca hasta ahora mostrada al público.

El castillo de los Vélez no es la única 'joya' que espera tiempos mejores en Mazarrón. El olvido que sufre el patrimonio histórico es evidente con solo pasear por sus calles. La iglesia de San Antonio de Padua está cerrada a la espera de su restauración; tampoco se puede visitar el modernista Casino. La mansión (siglo XIX) de La Cañadica todavía espera convertirse en un museo, mientras que el paisaje minero, con sus castilletes y pozos, sufre el expolio y la desidia. Y para el barco fenicio de La Isla aún no existe fecha ni presupuesto para su extracción, restauración y musealización.

Fotos

Vídeos