Las regiones más despobladas hacen frente común para la financiación

Asturias, Galicia, Aragón y Castilla y León encuentran el respaldo de Castilla-La Mancha y Extremadura

LA VERDADMURCIA

El frente creado por Asturias, Galicia, Aragón y Castilla y León para que el nuevo modelo de financiación autonómica tenga en cuenta de manera prioritaria el problema de la despoblación contará en breve con la alianza de Extremadura y Castilla-La Mancha, según avanzaron los presidentes de ambas comunidades. Esta alianza deja en clara minoría a territorios como la Región de Murcia y la Comunidad Valenciana, que insisten en que el modelo vigente les ha infrafinanciado porque no tuvo en cuenta el crecimiento de la población en ambas regiones mediterráneas.

Ayer, el presidente valenciano, Ximo Puig, señaló en el Senado que su comunidad pide un sistema de compensación, aunque no detalla ninguna fórmula específica: «No voy a jugar a nominalismos. Quita, reestructuración, compensación, a mí me es igual el nombre que se le ponga». Sus palabras fueron muy similares a las pronunciadas por el presidente López Miras cuando, en una reunión de los barones del PP con Rajoy y el ministro Montoro, señaló que «algo habrá que hacer», tras la negativa de Hacienda a realizar una quita de la deuda autonómica.

Más capacidad de presión están mostrando las regiones del norte del país, tanto gobernadas por el PP como por el PSOE, que piden que el nuevo modelo tenga muy presente el coste efectivo de las prestaciones públicas derivado del despoblamiento. El pasado lunes, en León, Asturias, Galicia, Aragón y Castilla y León suscribieron una declaración institucional donde piden que el objetivo del nuevo modelo debe ser la prestación de niveles similares de servicios públicos en todas las comunidades autónomas, con independencia de su capacidad para generar ingresos tributarios, y garantizar así la suficiencia dinámica en aquellos supuestos en que los ingresos no evolucionen de forma homogénea.

Declaración institucional

La declaración institucional incide en poner freno a la crisis demográfica «como uno de los problemas estructurales más graves a los que enfrenta España». Por tanto, instan al Gobierno a que presente la propuesta de Estrategia Nacional frente al Reto Demográfico y sea debatida en el marco de la comisión creada al efecto. A este frente territorial que presiona en favor de los criterios de dispersión y enjevecimiento de la población se ha sumado el presidente castellanomanchego, Emilio García-Page, que el martes mostró su apoyo a esta declaración institucional. Desde Extremadura también hubo apoyo expreso del Gobierno autonómico, si bien sus portavoces se mostraron partidarios de no escenificar este tipo de frentes autonómicos.

Otras comunidades, como Madrid, Cataluña y Baleares, ya han expresado que en el nuevo modelo debe primar la capacidad recaudatoria de estos territorios. Unas y otras están a la espera de que el Gobierno de Rajoy presente una propuesta para comenzar la negociación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos