La Región pierde 25 millones de euros al año por el contrabando de tabaco

Tabaco incautado por la Guardia Civil en una operación de este año./EFEGráfico
Tabaco incautado por la Guardia Civil en una operación de este año. / EFE

La batalla de la Agencia Tributaria contra este comercio ilegal permite incautar en los últimos meses más de 7.200 kilos

Alicia Negre
ALICIA NEGREMurcia

El color tostado de las hebras no pasó desapercibido para los agentes. La Agencia Tributaria volvió a asestar hace unos días en Lorquí un nuevo golpe contra el comercio del tabaco de contrabando. Un jugoso negocio que, subraya este organismo, «no representa en Murcia un gran problema» pero que, en lo que va de año, ya ha dejado en la Región cinco grandes operaciones con más de 7.200 kilos de tabaco incautados.

Aunque parece un fenómeno más propio de otros tiempos, el sector de las tabacaleras sostiene que la irrupción del tabaco de contrabando en la Región es cada vez mayor. De acuerdo a los últimos datos de la Encuesta de Paquetes Vacíos (EPS) de la consultora Ipsos -financiada por las principales tabacaleras-, un 9,6% del tabaco que se movía hasta el pasado noviembre en la Región era de origen ilícito.

Para llegar a estos datos de contrabando, se analizaron las cajetillas desechadas (encontradas en el suelo y en las papeleras) en 58 ciudades españolas de más de 200.000 habitantes. Esos desechos revelan si las cajetillas son originales o falsificaciones, y en el caso de las originales, el lugar de origen de los mismos. El estudio contabiliza como contrabando todas las cajetillas que no llevan sello español.

Vigilancia Aduanera alerta de la «generalización del comercio en las redes sociales». El material encuentra compradores a través del boca a boca y de anuncios en portales de internet

Con estos datos, el colectivo calcula que este año la Región de Murcia ha dejado de ingresar cerca de 25 millones de euros por los impuestos de ese producto que no llegó a abonar. En el último lustro, remarcan fuentes del sector, la pérdida puede haber sido de más de 92 millones. Un dato que no incluye las cifras de tabaco de liar, un sector que, en los últimos años, ha crecido como la espuma.

El peso del contrabando ha ido aumentando progresivamente en los últimos años. En 2011 era del 4,1%, mientras que en 2012 subió al 6,8%. En 2013, de acuerdo a este informe, el problema bajó levemente, al 4,9%, y en 2014 repuntó hasta el 7,8%. En los últimos años ha seguido creciendo y ya roza prácticamente el 10%. Con este porcentaje, de acuerdo al citado informe, Murcia es la segunda comunidad autónoma en consumo de tabaco de contrabando. Solo supera este dato Andalucía que, con un 34,6% de consumo de tabaco de contrabando, es la región más afectada por este fenómeno.

Un dinerillo extra

El aumento del tabaco de contrabando ha ido de la mano de la crisis económica. Según explican fuentes de la Agencia Tributaria, el repunte de este negocio guarda una relación directa con las estrecheces del bolsillo. Por un lado, a pequeña escala, «con la introducción de labores del tabaco con ocasión de las expediciones comerciales de ciudadanos extranjeros». Por otro, la AEAT apunta a la «generalización del comercio en las redes sociales». Este fenómeno ha ido muy ligado al incremento del consumo de tabaco de liar, más accesible para todos los bolsillos.

Fuentes de la Agencia Tributaria hacen hincapié, además, en que las penas y sanciones que se aplican a aquellos que son sorprendidos dedicándose a este tipo de contrabando son inferiores a las que afrontan los que se ganan el dinero con otro tipo de tráficos ilegales. En el caso concreto de Murcia, argumentan estas fuentes, «el asentamiento de ciudadanos naturales de otros países ha facilitado la introducción ilícita de pequeñas cantidades de tabaco con ocasión de los viajes a sus países de origen o de envíos no comerciales de efectos o mercancías». En cualquier caso, la Agencia Tributaria resta importancia a los datos que manejan las tabacaleras y asegura que el contrabando en Murcia «no representa un gran problema». El porcentaje de tabaco de origen ilícito, remarca, es inferior al de otras comunidades y la ausencia de aeropuertos -de envergadura- por donde pueda entrar el material facilita la lucha contra el fenómeno.

Las cajas repletas de hebras que se descubrieron en Lorquí se suman a las cerca de dos toneladas de picadura que se incautaron el mes pasado en una nave de Torre Pacheco. Un material que podría haber alcanzado los 340.000 euros en el mercado negro, y que era enviado por mensajería a consumidores de la zona de Andalucía. Cigarrillos a bajo coste que eludían todos los controles.

Según explican fuentes de la Agencia Tributaria, ese es uno de los principales canales de entrada del material. «El tabaco ilícito llega a la región a través de empresas de paquetería y vehículos particulares procedentes de zonas de cultivo, excedentes de producción y desechos de tabaco de España, o de países productores de Europa del Este».

Como se ha visto en las cinco grandes operaciones desarrolladas este año, las naves industriales y los domicilios particulares son los escondrijos perfectos para este material. En ellos, además, este suele ser sometido a un cierto manipulado de la hoja -picándola y embolsándola-. Una vez preparado, el tabaco de contrabando encuentra salida principalmente a través del boca a boca o de anuncios en internet. Bares, tiendas de alimentación y viviendas copan la venta.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos