La Región modernizará el cien por cien de los regadíos con 350 millones de euros

El presidente de la Diputación de Alicante, el alcalde de Torrevieja, Andrés del Campo, García Tejerina, Ximo Puig y José A. Andújar, en la inauguración del congreso./Prensa Congreso
El presidente de la Diputación de Alicante, el alcalde de Torrevieja, Andrés del Campo, García Tejerina, Ximo Puig y José A. Andújar, en la inauguración del congreso. / Prensa Congreso

García Tejerina inaugura el congreso nacional de regantes y avanza el plan para ahorrar más agua en los cultivos

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

Con la mayor desaladora de Europa a un tiro de piedra del Auditorio de Torrevieja, que reunió a un millar de regantes de España, el agua tomó ayer todo el protagonismo en el congreso nacional que inauguró la ministra de Agricultura Isabel García Tejerina. Mientras que los productores del Levante reclaman más transferencias de otras cuencas para resolver el déficit, la ministra dejó claro que un nuevo acueducto solo puede salir por consenso político en el futuro Pacto Nacional del Agua, para el que aún no hay fecha. Hubo nuevas muestras de apoyo al Trasvase Tajo-Segura, entre ellas del presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, y se habló poco de desalación.

En el mismo congreso, que contó con una amplia participación de comunidades de regantes de la Región de Murcia, García Tejerina avanzó el borrador de la Estrategia Nacional de Regadíos 2018-2025, que, trasladado a la cuenca del Segura, permitirá modernizar la superficie de cultivo pendiente. Para ello se movilizarán 350 millones de euros que aportarán la UE, el Ministerio, la Consejería y las comunidades de regantes. El consejero murciano Miguel Ángel del Amor concretó que queda muy poco margen para ahorrar más agua.

Dicha estrategia fue lo más novedoso de este XIV Congreso Nacional organizado por la Comunidad Riegos de Levante Margen Derecha y la Federación Nacional de Comunidades de Regantes (Fenacore), que atrajo a representantes de todos los partidos políticos. La ministra avanzó que faltan por modernizar 800.000 hectáreas en España -el Levante es el más avanzado en innovación de riego- y que el objetivo es ahorrar otros 1.000 hectómetros cúbicos al año, que se sumarán a los 3.000 ya logrados con la modernización de 1,5 millones de hectáreas.

La ministra dice que el regadío es irrenunciable y hace que España sea una potencia mundial

Precisó que la modernización pendiente tiene un coste estimado de 2.500 millones de euros, por lo que el Ministerio continuará apostando por la colaboración con las comunidades de regantes, a través de la Sociedad Mercantil Estatal de Infraestructuras Agrarias. La ministra añadió que este plan permitirá a los regadíos prepararse de la mejor manera posible para un escenario cada vez más exigente desde el punto de vista medioambiental y de adaptación al cambio climático. Puntualizó que habrá auditorías hídricas, medición de consumos y bonificaciones para los productores más eficientes.

Avanza que el PSOE «ha expresado su voluntad» de negociar el futuro pacto nacional

Expresó su total apoyo al regadío, para mantener el empujón del sector agroalimentario que ha convertido a España en una potencia mundial. Lo calificó como un sector «irrenunciable» que contribuye a evitar la despoblación y a mantener la riqueza. De igual forma, destacó que el futuro pacto debe ir encaminado a optimizar los cultivos y a ahorrar agua, siempre «sin dejar de regar».

16% del regadío pendiente

El consejero de Agricultura y Agua, Miguel Ángel del Amor, indicó que su departamento «ha participado activamente» en la nueva estrategia del Ministerio, que permitirá modernizar casi toda la superficie de cultivo en la Región. Explicó que solo falta por adaptar un 16%, lo cual da una idea del avance experimentado en los últimos años. Dijo que llevaron al Ministerio un primer «plan de choque» valorado en 124 millones, basado en los proyectos que presentaron comunidades de regantes pequeñas y medianas, pero cree que la inversión final rondará los 350 millones. Quiere incluir los regadíos tradicionales.

La Consejería ha llevado a cabo proyectos durante los últimos cinco años, con inversión directa y por subvención, por un importe de 20 millones, que han permitido construir balsas de regulación, modernizar regadíos con sistemas generadores de energía fotovoltaica o ejecutar mejoras tecnológicas y estaciones de energías renovables para las redes de riego. Del Amor destacó que «este es uno de los pilares sobre los que se sustenta el próximo Pacto Nacional del Agua en el que trabaja el Gobierno».

Evitar la 'historia' del Ebro

García Tejerina pidió a los partidos, y en especial al PSOE, que se sumen a un pacto que sea duradero y que no se vea interrumpido con los cambios de gobierno. No quiere que se repita «la historia reciente», en referencia a la situación del año 2004, cuando Rodríguez Zapatero derogó el Trasvase del Ebro y una parte del PHN que aprobó el PP, con un 80% de respaldo del Consejo Nacional del Agua, incluidos los gobiernos de Castilla-La Mancha y Cataluña.

La ministra dijo que el PSOE «ha manifestado su voluntad» de sentarse a negociar con el Gobierno el Pacto Nacional del Agua, un documento que su departamento lleva «muy avanzado». De la misma forma, recalcó que cualquier medida que contenga dicho acuerdo, sobre todo las infraestructuras hidráulicas, debe ser plenamente consensuada. En este sentido, enfatizó que defiende las transferencias hídricas, pero matizó que si se proyectara otro acueducto solo podría hacerse bajo ese consenso nacional para evitar que otro gobierno lo anule.

Como declaró la semana pasada en Murcia durante su asistencia al foro Futuro en Español organizado por 'La Verdad', la ministra explicó que el Gobierno está abierto a debatir cualquier medida dentro del futuro pacto. Recordó que la cabecera del Tajo tiene más garantías para la cuenca cedente y receptora con el ley del Memorándum, y que el Gobierno defendió su «vitalidad atendiendo todas las sensibilidades».

El Ministerio inicia el plan para conectar las tres plantas

El Ministerio de Agricultura ha iniciado los trámites para licitar, por un importe de 600.000 euros, la redacción del estudio de viabilidad técnica, económica y ambiental de la conexión de las desaladoras de Torrevieja, Valdelentisco y Águilas, y de la integración de esta red de distribución en el sistema de suministro en alta de la demarcación hidrográfica del Segura, como adelantó 'La Verdad' en el congreso de Futuro en Español. Esta actuación tiene como objetivo incrementar la garantía de riego en la cuenca del Segura, según recordó ayer el delegado del Gobierno, Francisco Bernabé. Para ello, se estudiará una conducción desde la desaladora de Torrevieja y el embalse de la Pedrera con el Collado de los Ginovinos, en El Garruchal. También se estudiará la aportación de agua desalada desde la red de distribución de la desaladora de Valdelentisco hasta la de la planta de Águilas.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos