Los regantes creen que podrán contar con 60 hm3 del Trasvase hasta julio

Regantes murcianos durante la protesta en Madrid. /EFE/ Mariscal
Regantes murcianos durante la protesta en Madrid. / EFE/ Mariscal

Noelia Arroyo exige al Gobierno de Castilla-La Mancha que «cumpla la ley» y no frene futuros desembalses

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

El presidente del Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (Scrats), Lucas Jiménez, se mostró ayer confiado con los recursos hídricos que podrán llegar a la Región en los próximos meses gracias al aumento del nivel de los embalses de cabecera, que ayer almacenaban 446 hectómetros cúbicos (46 por encima del límite trasvasable). En este sentido, Jiménez cree que entre abril, mayo y junio podrían enviarse un total de 60 hectómetros cúbicos (un máximo de 20 cada mes), teniendo también en cuenta las aportaciones que aún quedan por llegar a Entrepeñas y Buendía.

Pese a todo, los envíos deben ser propuestos de forma mensual por la Comisión de Explotación del Trasvase Tajo-Segura, que se reunirá el martes en Madrid. En principio, todo hace pensar en una primera propuesta de desembalse de 20 hectómetros el mes que viene, aunque Jiménez confía en que esos envíos se repitan también en mayo y junio, completando los 60 hectómetros cúbicos antes de verano que supondrían otro respiro para el campo murciano.

Por su parte, la consejera de Transparencia y portavoz del Gobierno regional, Noelia Arroyo, exigió ayer al Ejecutivo de Castilla-La Mancha que «cumpla la ley» y no trate de frenar las aportaciones al Tajo-Segura pidiendo que se aumenten los niveles mínimos en los embalses de cabecera. Así reaccionó Arroyo, tras la reunión del Consejo de Gobierno, a la carta enviada por la consejera de Fomento castellano-manchega, Agustina García, a la ministra de Agricultura, Isabel García Tejerina, con el objetivo de impedir trasvases mientras los embalses de la cabecera del Tajo no superen los 510 hectómetros cúbicos. Arroyo recordó que, antes de la entrada en vigor de la Ley del Memorándum, el límite para autorizar los trasvases era de 240 hectómetros. «Las leyes están para cumplirlas, y eso vamos a exigir, que se cumpla la ley del Memorándum», subrayó.

En la misma línea se expresó el diputado popular Jesús Cano, quien dijo que «las normas para trasvasar agua están muy bien definidas y solo cabe respetarlas. Afortunadamente las últimas lluvias han elevado el nivel de los embalses, pronto se levantará el tablacho y el agua volverá a transcurrir por los canales del Trasvase».

Page y la desalación

A su vez, el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, tildó ayer de «lamentable», el hecho de que «tenga que haber una pelea entre el Levante y Castilla-La Mancha, regiones de España que necesitan agua, mientras el resto vea este problema desentendiéndose», y abogó por la optimización de las desalinizadoras como «el futuro». Además, recordó que con la puesta en marcha de la desalinizadora de Carboneras (Almería), al 100% de su capacidad, «sería innecesario recurrir al trasvase Tajo-Segura».

Por otro lado, el presidente de la Diputación de Alicante, César Sánchez, pidió al presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, que se pronuncie sobre la posibilidad de aumentar el límite trasvasable hasta los 510 hectómetros. A su juicio, las declaraciones «populistas y oportunistas» del PSOE de Castilla-La Mancha requieren de una «contestación firme» por parte de Puig, que «no se puede poner de perfil».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos