Los regantes alertan de que la huerta levantina está «en riesgo de desaparición»

EPMURCIA

Regantes del Levante -entre ellos el Sindicato Central del Trasvase- advierten en un manifiesto de la situación «de extrema gravedad» que vive «desde tiempos remotos» la huerta levantina, «la que ha sido motivo de orgullo para el país dentro y fuera de nuestras fronteras, la que suministra los más elevados porcentajes de las mejores frutas y hortalizas a nuestros hogares y a los del resto de Europa», y que está «en riesgo».

En un manifiesto, explican que la huerta levantina «se nos muere, poniendo por ello a las puertas de un 'jaque mate' más de 44 millones de árboles, y un modelo productivo del que depende el 23% de la economía de nuestras regiones». En breve plazo, si la climatología no lo corrige, «el sector se verá abocada a la desaparición» pero, aunque las lluvias sean generosas, debe concluir «esa política basada en brazos caídos cuya consecución directa es la dilación en el tiempo de la llegada de soluciones que resuelvan, de una vez por todas, la escasez de recursos que en nuestras tierras es endémica, afectando periódicamente a nuestras vidas y actividades; a nuestro medio de vida y futuro».

Así, recuerdan que están sufriendo restricciones «importantes» en el acceso a un elemento «vital» como es el agua, y por contra «lo pagamos al precio más elevado del país». Subrayan que existen soluciones «viables y sostenibles; no son quimeras», contempladas en el estudio técnico que, avalado por el Círculo del Agua, se presentó ante el Ministerio en julio.

Un estudio que se sustenta en garantizar la «perdurabilidad» del Acueducto Tajo-Segura como «pilar básico de futuro» para el Levante, y que habla de la modificación normativa para facilitar las cesiones de derechos, conseguir la máxima producción posible de las desaladoras existentes en su demarcación o continuar con la optimización que permita el aprovechamiento total de los volúmenes procedentes de la regeneración de agua.

También, concluir la modernización de regadíos en el conjunto del país, la ejecución de obras para garantizar el acceso al agua de regadío y abastecimiento «en condiciones de igualdad para todos»; además de la implementación de una tarifa de regadío y hogares «justa y proporcionada» a la del resto de usuarios del país. Reivindicaciones, concluye el manifiesto del Levante, que son«imprescindibles» para defender la «supervivencia» de la huerta.

Fotos

Vídeos