Los regadíos tendrán que ceder más agua para evitar restricciones a la población

Adolfo Gallardo, a la izquierda, saluda a un miembro del Comité Ejecutivo de la Mancomunidad en la reunión de ayer en Cartagena. / Pablo Sánchez

Canales del Taibilla precisará en octubre nuevos recursos de las desaladoras de Águilas, Torrevieja y Valdelentisco

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

Otra vuelta de tuerca para el abastecimiento de agua a la población. La Mancomunidad de Canales del Taibilla (MCT) ya trabaja con la hipótesis de que no recibirá una gota del Tajo en lo que queda de año, y probablemente tampoco en el primer trimestre de 2018, como publicó 'La Verdad', por lo que solo queda inyectar el máximo de agua desalada para compensar el cierre del acueducto. De esta forma, recurrirá a partir de octubre a las tres plantas desaladoras de Acuamed en Torrevieja, Águilas y Valdelentisco para evitar cortes de suministro a la población, según explicó ayer el delegado del gobierno en este organismo, Adolfo Gallardo. Estos recursos se detraerán de los regadíos.

La Mancomunidad reunió ayer en Cartagena a los miembros de su Comité Ejecutivo para analizar la situación. Este año no se prevén restricciones debido al acopio de recursos extraordinarios de pozos, desaladoras y compras de caudales dentro de la cuenca, aunque eso no evitará que la MCT se enfrente a una situación totalmente nueva desde que se puso en marcha el acueducto en el año 1979. El Comité Ejecutivo no tiene previsto encarecer el recibo del agua este año, a pesar de que se utilizará mucha más desalación para atender a 2,5 millones de habitantes de 79 municipios.

Consumos
Canales del Taibilla abastece a 2,5 millones de habitantes de Murcia, Alicante y Albacete con unos 200 hectómetros cúbicos anuales.
Procedencia
En condiciones normales, un 40% del agua procede del Tajo (7,5 hectómetros mensuales), y el resto de las desaladoras (5 hm) y del río Taibilla (5 hm).
Cambios
El cierre del Trasvase del Tajo obliga a buscar otros recursos de pozos, de cesiones de derechos y la desalación.
Cesiones de derechos
Canales del Taibilla piensa adquirir 2,4 hectómetros a los ayuntamientos de Hellín y Abarán a un precio de 18 céntimos el metro cúbico.
Pozos
La CHS ha abierto pozos en El Molar, en el Noroeste, para atender los abastecimientos, y una batería de sondeos en Alguazas.
Desalación.
La Mancomunidad de Canales del Taibilla tiene cuatro desaladoras propias en San Pedro del Pinatar y Alicante que están al máximo de producción y que pueden alcanzar los 90 hectómetros anuales. Necesita más recursos de las instalaciones gestionadas por Acuamed en Torrevieja puede captar hasta 40 hectómetros; Valdelentisco proporcionará otros 13 y en la planta de Águilas dispondrá de otros diez.

El delegado del Taibilla asume que no recibirá este año más caudales de la cabecera del Tajo

Conducciones reversibles

La red de suministro se pondrá a prueba porque hay que construir nuevas canalizaciones, realizar permutas en varias zonas de la demarcación hidrográfica y modificar algunas conducciones para hacerlas reversibles, como explicó ayer Gallardo. La desaladora de Valdelentisco aportará unos 13 hectómetros que se transportarán por la red que construyó la MCT, y que se complementará con la nueva tubería hasta el pantano de Algeciras, conectado a su vez a la margen derecha del Postrasvase Tajo-Segura.

El recibo no subirá, pese a que se inyectará un mayor volumen de agua desalada en la red

La planta de Águilas aportará otros 10 hectómetros que tiene conveniados la MCT con Acuamed. El caudal hay que transportarlo a la potabilizadora de Lorca haciendo reversibles las conducciones actuales. En Torrevieja hay otros 40 hectómetros disponibles para los abastecimientos, cuyo reparto depende de la Confederación Hidrográfica del Segura. Una parte del caudal se podrá tomar desde los depósitos de la MCT, y otros a través de permutas entre el embalse de La Pedrera y el Azud de Ojós.

El Comité Ejecutivo de la Mancomunidad aprobó las operaciones de compra de agua a los ayuntamientos de Hellín y Abarán, que tienen concesiones del Segura. La CHS también está aportando caudales de los pozos de sequía.

Pacto Regional del Agua

El Gobierno regional incorporará todas las propuestas de los regantes, conocidas esta semana, en el borrador del Pacto Regional del Agua. El Sindicato de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (Scrats) presentó un estudio técnico que aconseja la construcción de nuevos acueductos y otras medidas extraordinarias para conseguir 500 hectómetros al año. La portavoz del Ejecutivo regional, Noelia Arroyo, manifestó ayer que el consejero Francisco Jódar se reunirá «de forma inminente» con regantes y agricultores. Posteriormente se convocará a los diferentes grupos políticos para trabajar en el documento.

Insistió en defender los trasvases «porque el agua no es de una comunidad autónoma o de otra, el agua es de España a España y el Gobierno de la nación debe dar una solución definitiva con consenso».

La desalación desata una guerra en el campo

No hay para todos. El cierre del Trasvase Tajo-Segura ha puesto al descubierto una evidencia: la desalación es insuficiente para cubrir la demanda de la cuenca del Segura. Los regantes tienen asumida la prioridad de los abastecimientos a la población, y saben que tendrán que ceder cuando la Mancomunidad de los Canales del Taibilla reclame esos volúmenes, lo cual reducirá los recursos para los regadíos, que ya de entrada son escasos. Existe una lucha soterrada para conseguir agua desalada en un clima de tensión que crece por días. El Sindicato de Regantes del Trasvase (Scrats) quiere disponer de toda el agua no asignada por Acuamed, principalmente en la planta de Torrevieja, donde está previsto que se incremente su capacidad de producción hasta los 120 hectómetros cúbicos. Los regantes del Campo de Cartagena pertenecientes al Scrats están negociando asimismo con los dueños de la desaladora de Escombreras para duplicar la producción y adquirir 20 hectómetros anuales.

En el Valle del Guadalentín, los regantes de Lorca, Águilas, Puerto Lumbreras y Pulpí presentarán ofertas para adquirir los 10 hectómetros adicionales de la desaladora de Águilas. A su vez, los agricultores de Totana también reclaman caudales de esta planta. Mientras tanto, crece el malestar de los usuarios de Valdelentisco que han sido sancionados ahora por la CHS. Pese a que Acuamed les está vendiendo agua desde hace varios años, el organismo de cuenca aún no ha autorizado las concesiones.

Fotos

Vídeos