Los refuerzos en la Audiencia y en lo Social dan sus frutos y se aligeran los tiempos de espera

Procedimientos en la mesa de un juzgado de Murcia./N. García / AGM
Procedimientos en la mesa de un juzgado de Murcia. / N. García / AGM

Un informe del Poder Judicial revela que las secciones penales del tribunal lograron rebajar a la mitad la duración media de los asuntos

Alicia Negre
ALICIA NEGREMurcia

Los juzgados de lo Social se convirtieron, durante los años duros de la recesión económica, en una trinchera que recibía la avalancha de demandas de los trabajadores que se vieron en la calle, de aquellos que reclamaban sus salarios... El trabajo se convirtió ya en inasumible -con los medios existentes- y los retrasos en esta jurisdicción colocaron a los juzgados murcianos entre los más saturados del país.

El Tribunal Superior de Justicia (TSJ) trató de plantar cara al desaguisado con un plan de urgencia que incluyó varios refuerzos. El pasado año, la cifra de ingreso de asuntos en esta jurisdicción continuó aumentando -hasta un 12,6%- y 2017 se cerró con 9.350 asuntos aún pendientes de encontrar una respuesta. Pese a ello, los jueces de lo Social lograron aligerar el tiempo medio que se hace esperar un caso en Primera Instancia. La rebaja, de acuerdo al informe del CGPJ, fue de un 8,2%. La duración media de los asuntos sigue siendo aún, no obstante, demasiado prolongada: 11,2 meses, frente a los 9,4 meses que tardan en despacharse estas reclamaciones a nivel nacional.

Días para cerrar acuerdos

Los juzgados de lo Social no han sido los únicos en los que los refuerzos se han dejado notar. La Audiencia Provincial arroja, en el informe del Poder Judicial, algunas de las cifras más positivas, sobre todo en su vertiente penal. En este caso, de acuerdo a los datos recabados por el CGPJ, el tribunal consiguió el pasado año rebajar el tiempo de espera a la mitad. Pasó de una duración media de los asuntos de 3,4 meses a 1,6 meses. En Civil, aunque menor, también se registró una mejoría -una rebaja del retraso del 21,8%-. La duración media ronda ahora los 3,9 meses.

El presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Murcia, Miguel Pasqual del Riquelme, ya puso en valor, a finales del pasado año, que, con la asignación de cuatro magistrados de refuerzo a las secciones penales de la Audiencia, esta había logrado reducir en un 40% los asuntos pendientes de juicio y acortar sensiblemente los tiempos de respuesta. La llegada de más magistrados a la Audiencia ha permitido el desdoblamiento de las secciones tercera y cuarta, que pueden celebrar juicios simultáneamente.

Además, el tribunal ha fijado unos días -normalmente los viernes de cada semana- en que se cita a las partes de cada procedimiento pendiente para tratar de sondear la posibilidad de alcanzar un acuerdo. De esta manera, se evita que las agendas de las salas se bloqueen con juicios que finalmente, dados los acuerdos de conformidad, no se celebran.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos