El recibo del agua para la población subirá después de primavera si no llueve

El recibo del agua para la población subirá después de primavera si no llueveGráfico

La Mancomunidad aumentará el precio debido al cierre del Trasvase. Más del 75% de la población consume ya agua de las desaladoras

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

Los hogares pagarán el agua más cara este año si no llueve en primavera. Será cuando la Mancomunidad de Canales del Taibilla (MCT) se plantee un incremento de la tarifa si la situación de escasez se prolonga, según advirtió ayer el delegado del Gobierno en este organismo, Adolfo Gallardo. Los costes de producción y distribución «se están disparando» por el aumento de la producción de agua desalada para suplir los caudales que no llegan del Tajo, dijo. Se trata de 90 hectómetros anuales para dar de beber a la población, que no llegan desde mayo del año pasado.

La desalación se ha convertido en la principal fuente de suministro y ya representa el 62% de los recursos totales de la MCT, más del doble que en la situación de normalidad hidrológica. Las aportaciones del Trasvase, sin embargo, han caído del 28% al 12%, apuntó Gallardo, quien convocó a los periodistas en la desaladora de San Pedro I para explicar las medidas que se han tomado para afrontar otro año difícil y complicado. La MCT ha concluido las obras de emergencia, valoradas en 11,4 millones, con la ayuda del Ministerio, para inyectar 15 hectómetros más de agua desalada en el sistema y reforzar el suministro en zonas vulnerables.

Más del 75% de la población de la Región de Murcia y parte de Alicante consume ya agua desalada, apostilló Gallardo. «La desalación era antes un complemento, pero ahora tiene una importancia básica». De la misma forma, subrayó que las aportaciones del Tajo son «imprescindibles», ya que esta situación no puede prolongarse demasiado tiempo.

El peor escenario

Este organismo dependiente del Ministerio ha reducido en los últimos meses su presupuesto de inversiones para poder mantener las tarifas actuales, pero llegará un momento en el que la subida del recibo sea inevitable. Será cuando la MCT no pueda mantener el equilibrio económico. La subida del recibo será «conyuntural», el tiempo que el Trasvase esté cerrado, subrayó. No detalló el porcentaje de subida.

El peor escenario que maneja Gallardo es que el acueducto siga cerrado este año por falta de excedentes, algo que espera que no ocurra. Recordó que el otoño «ha sido dramático» por el cierre del canal y porque han necesitado recursos extraordinarios de la Confederación Hidrográfica del Segura a través de los pozos de sequía. No prevé cortes de suministro porque cuentan con la red de seguridad de las desaladoras de Acuamed (Torrevieja, Valdelentisco y Águilas), que aportarán los caudales que sean necesarios. Acompañado por el director técnico de la MCT, Carlos Conradi, advirtió de que los ayuntamientos deben ponerse las pilas y ahorrar el 15% de agua.

La campaña de concienciación que se ha lanzado tiene el eslogan 'Internet no se acaba, el agua sí', para mostrar que la población está más sensibilizada con un fallo de la red digital que con un grifo sin agua, creyendo que esto último no ocurrirá.

El agua desalada no llegará al centro y noroeste de la Región, porque no hay redes construidas al efecto. Esta zona recibe caudales directamente del río Taibilla y de la cabecera del Segura, si fuera necesario. La comarca del Guadalentín sí tendrá refuerzo de desalación desde la planta de Águilas, que se conectará con la potabilizadora de Lorca.

Gallardo recordó que la MCT está «viviendo al día» al no disponer del Trasvase, y reconoció que una avería en alguna de las desalinizadoras conllevaría posibles cortes en el suministro, puesto que los depósitos tienen una autonomía de 24 horas. Gallardo y Conradi recordaron que la sequía ha obligado a cambiar todo el sistema de distribución del agua para uso urbano, al depender de las desaladoras. El transporte se hace desde la costa al interior, y no al revés como antes, ya que las fábricas de agua están en el litoral.

Page dice que el agua es más barata en Lorca que en Sacedón

El presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, dijo ayer que la «batalla» por la defensa del agua en su región está «más viva que nunca». Añadió que la comunidad autónoma que preside tiene «más aliados que nunca», si bien se mostró dispuesto a «ser razonable con los ritmos en los que deben de desaparecer las hipotecas hidráulicas», en referencia al Trasvase, informa EP. Durante un desayuno informativo organizado por la Ser, García-Page dijo que «el agua del Trasvase está regalada al Levante. Vale menos en Lorca que en Sacedón, y eso no lo puede entender nadie». Cree que las desaladoras que costaron «600 millones de euros» solo han servido para el «jugueteo de algunos gobiernos». El diputado regional del PP, Jesús Cano, contestó que es «una falsedad en toda regla» que regalen el agua al Levante. Pidió al líder del PSOE murciano, Diego Conesa, que recuerde a García-Page los 425 millones de euros que los regantes han pagado por el agua recibida del Tajo, y que le pida explicaciones «de lo que ha hecho con ese dinero».

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos