La reactivación del empleo, la caída de la natalidad, las tasas y la FP, entre las causas

Fuensanta Carreres
FUENSANTA CARRERESMurcia

Las variaciones en la población de los campus universitarios murcianos no dejan de ser un reflejo de los vaivenes sociales y económicos de la sociedad de la que se nutren. No hay una única causa que explique el descenso de la demanda, coinciden las dos universidades. La reactivación del mercado laboral en los sectores que requieren menos formación, como los servicios, es una de las razones. También el descenso de la natalidad, que se aprecia de forma evidente en los colegios y ha empezado a lanzar los primeros avisos a los campus. La competencia de las universidades privadas -la UCAM entre ellas, aunque su incidencia se mantiene constante en los últimos años- ha contribuido a que el censo de universitarios cambie de tendencia. Los expertos apuntan también hacia un trasvase de estudiantes a la Formación Profesional Superior, cada vez más atractiva por su bajo coste y sus salidas laborales. De hecho, el censo de alumnos de FP lleva un lustro creciendo imparable, como la oferta de títulos.

El vicerrector de Planificación de Enseñanzas de la UMU, José Manuel Mira, está convencido de que el encarecimiento del precio de las matrículas, que a pesar de llevar cinco años congelado subió de forma exponencial con el 'tasazo', y el endurecimiento de las condiciones para lograr una beca han jugado un papel trascendental. «Las familias pasan auténticos apuros para pagar las matrículas», denunció.

El descenso en las solicitudes de carreras técnicas, que de media en España alcanza el 25% y en Cartagena se mantiene en un 8%, se explica en parte por la crisis de la construcción, pero al vicerrector de Ordenación Académica no le encaja en cambio la caída del 20% en grados como Ingeniería de los Sistemas de Telecomunicación e Ingeniería en Electrónica Industrial y Automática, «que habilitan para profesiones reguladas que tienen unas tasas de empleo muy altas en los últimos informes publicados». La rebaja en la duración de los estudios a cuatro años -en lugar de cinco- también ha tenido su peso en el cómputo de solicitudes.

Fotos

Vídeos