Rajoy y Montoro no condonarán la deuda y tiran por tierra los planes del Gobierno regional

López Miras, cuarto por la derecha, observa a Javier Arenas mientras le pone las manos sobre los hombros. / EFE

Murcia reclamó una quita de 6.700 millones por la mala financiación estatal, pero Castilla y León y Galicia imponen su criterio en la cumbre de los barones del PP

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

Dos días después de la cena familiar en Cartagena y del bucólico paseo por el Monte de las Cenizas, Mariano Rajoy lanzó ayer un jarro de agua fría a Fernando López Miras y a las pretensiones del Gobierno murciano de que se le condone gran parte de la deuda regional, que rebasa los 8.500 millones de euros a causa de la pésima financiación estatal de los últimos años. En la cumbre que reunió ayer en Madrid a los barones territoriales del PP, Rajoy y el ministro Cristóbal Montoro comunicaron que no habrá quitas a las comunidades autónomas.

Se proporcionará ayuda a las regiones en dificultades, pero no se perdonará la deuda, subrayaron los dirigentes del PP. «Las deudas hay que pagarlas», enfatizaron. Quedó claro que la reestructuración de la deuda autonómica a la que aludió Cristóbal Montoro días atrás no pasa por condonarla. El ministro la ligó a la negociación del nuevo sistema de financiación autonómica, aunque se trata de dos procesos diferentes.

La Consejería de Hacienda reclamó en diciembre al ministro Montoro que condone el 80% de la deuda regional, el equivalente a 6.700 millones de euros que corresponden al endeudamiento forzado por la infrafinanciación que ha sufrido la Región desde el año 2010. A partir de 2012, Murcia fue rescatada a través de los mecanismos extraordinarios de financiación (FLA y Plan de Pagos a Proveedores) para costear las prestaciones básicas de sanidad, educación y servicios sociales.

«Las deudas hay que pagarlas; no debe haber regalos», advirtieron Feijóo, Herrera y Maillo

Galicia y Castilla y León, las dos comunidades gobernadas por el PP que reciben una mejor financiación por habitante, y en las que prima el criterio de superficie y no el de población, le han ganado el pulso a la Región de Murcia y a la Comunidad Valenciana para que no haya quita. Fueron precisamente los presidentes gallego y castellano, Núñez Feijóo y Juan Vicente Herrera, quienes dieron a conocer la decisión de Mariano Rajoy y de Montoro.

«No sería razonable» y habría «muchas dificultades» de explicar a los ciudadanos por qué a unas regiones se les perdona la deuda, manifestó Feijóo; mientras que Herrera aseguró que salen de la reunión y del almuerzo más tranquilos tras haber escuchado esta confirmación. En la misma línea, el propio coordinador general del PP, Fernando Martínez-Maillo, declaró en rueda de prensa que «no se contempla ninguna quita a ninguna comunidad; las deudas hay que pagarlas».

Discrepancias territoriales

Núñez Feijóo recalcó que las comunidades que tienen deuda la tienen que pagar. Otra cuestión distinta es que se «busquen mecanismos» para reestructurarla o facilitar el pago en plazos, pero «condonar, perdonar o dejar sin efecto» la deuda consideró que va «en contra de cualquier principio moral y económico». Añadió que se ayudará a que las comunidades puedan pagar la deuda «pero no a cambio de que unas la paguen y otras no», subrayó. Esta decisión del PP se plasmará en un documento para tratar de llegar a un acuerdo con el PSOE.

Juan Vicente Herrera destacó que el criterio del PP «es absolutamente contrario» a que la negociación de la reforma de modelo de financiación parta «de un regalo que puedan ser quitas» a las comunidades autónomas con deuda, porque sería injusto para las propias comunidades y con los ciudadanos.

El PP empezará a trabajar en un documento base sobre la reforma de la financiación autonómica en el que estén de acuerdo sus líderes territoriales, tanto los que gobiernan como los que están en la oposición en las autonomías. No hay plazos pese a ser un «objetivo prioritario». La Consejería de Hacienda considera que necesitaría al menos 500 millones de euros anuales de financiación adicional para cubrir con garantías los servicios básicos sin tener que recurrir a más endeudamiento. Para el Ejecutivo murciano, debe primar el criterio de población, a diferencia de lo que defienden otras regiones con mayor territorio y menos densidad demográfica.

En la cumbre de ayer también se acordó redactar sendas propuestas sobre el agua y la demografía. Con respecto al agua, Martínez-Maillo explicó que el PP ya tiene avanzada una propuesta que analizará dentro de unas semanas en una convención. Añadió que buscan «un gran pacto» con el PSOE porque es un problema endémico del país para el que es necesario un acuerdo.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos