Que no queremos muro

Ginés Sánchez
GINÉS SÁNCHEZ

Queremos llegar a Madrid en media hora. Tal vez. Pero siempre y cuando no haya muro. Y podemos pasar dos años más (tantos llevamos) sin la Alta Velocidad. Porque no queremos muro. Y que en vez de eso podían electrificar las vías. Hasta Albacete. Que están sin. Y no tener que hacer el muro. O la variante de Camarillas. Y sin muro. Y preferimos una lanzadera hasta Beniel, hasta Sebastopol, hasta la luna. Porque no queremos muro. Queremos políticos que antepongan los intereses de los murcianos a los de sus partidos. Y no queremos muro. Queremos políticos que no sean infiltrados de gobiernos o intereses ocultos; políticos que entiendan que les pagamos para que nos defiendan y no para que hagan méritos en Madrid. Y no queremos muro. No queremos que los dóciles y los amables con los señorones nos den lecciones de nada. Y no queremos muro. No queremos una Murcia dividida. No queremos murcianos segregados, atrapados, escondidos. Y no queremos muro. No queremos dar rodeos. A lo largo del muro. No nos fiamos de las promesas de esta gente. Y no queremos muro. Nos lo han prometido mil veces. Que no habría muro. No nos interesan las fotos que tenga que hacerse Marianín. Ni nos interesan los muros. De lo que hablamos es de vallas electrificadas y de paredes que quieren crecer a ochenta centímetros de las puertas de nuestras casas. Y no queremos eso. Queremos que se aplacen las obras. No queremos el AVE por superficie. Queremos nuestros pasos a nivel. Y no queremos muro.

Y tú, que vives en Espinardo, en San Lorenzo, en Vista Alegre, en La Fama, en Vistabella, en San Antolín, en San Juan, en el Infante, en Santa Eulalia, en San Lorenzo, en San Basilio, piénsatelo. Qué pasaría. Si fuera a ir por delante de tu puerta. El muro.

¿Y qué llevareis, oh, murcianos sin carné?

Llevaremos tambores, cacerolas, pitos del Entierro, abuelos, niños. Todos con denominación de origen. Llevaremos nuestras ganas de vivir con dignidad. Y sin muro.

Un muro es el pasado. Él es viejo Berlín y Pink Floyd. Un muro entre iguales es que esos dos ya no son iguales. Y no queremos muro. Mil personas son más multitud que grupo. Y no queremos muro. No queremos plexiglás. No queremos catenarias. Porque son el muro. Cinco metros es lo que mide una jirafa. Y así es de alto el muro. Somos lo que somos y no daremos un paso atrás. Porque defendemos lo esencial de nuestras vidas. Y no queremos muro.

Así que os llamamos, murcianos. Tengáis o no carné. En la calle y el sábado, a las dieciocho. Por las vías. Para que nos defendamos. Todos. De estos. Para que vean que no pueden hacer su santa voluntad. Que no pueden engañarnos todas las veces.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos