La protesta ciudadana se extiende para exigir el soterramiento del AVE en Murcia

Un agente carga contra el grupo de manifestantes que se concentraron en Ronda Sur, donde se lanzaron piedras y botellas./Nacho García / AGM
Un agente carga contra el grupo de manifestantes que se concentraron en Ronda Sur, donde se lanzaron piedras y botellas. / Nacho García / AGM

Siete furgones antidisturbios y barreras de agentes impidieron anoche el corte de las vías

Fuensanta Carreres
FUENSANTA CARRERESMurcia

La movilización ciudadana contra la llegada provisional del AVE a Murcia en superficie va en aumento. Anoche, en la cuarta jornada consecutiva de protestas en el paso a nivel de Santiago el Mayor, más de 3.000 vecinos sumaron su apoyo a la concentración para exigir el soterramiento. El potente despliegue policial blindó las vías e impidió el acceso de los manifestantes a los raíles. La concentración en el paso a nivel terminó con incidentes a última hora, como el cruce de contenedores en algunas calles y el lanzamiento de una botella al paso de un Altaria. Los altercados fueron protagonizados por un grupo de manifestantes que antes habían trasladado su protesta a Ronda Sur, donde se registró una carga policial después de que varios jóvenes arrojaran piedras y botellas a los agentes. Esos mismos jóvenes regresaron después al paso a nivel y lanzaron una botella de cerveza vacía por encima de un tren Altaria para tratar de que cayera sobre dos antidisturbios que protegían un tramo de las vías, informa Efe.

Otro grupo de medio millar de vecinos se trasladaron a La Glorieta, y protagonizaron una manifestación por el centro que obligó al cierre del Puente de los Peligros. Ante la imposibilidad de cortar el tráfico ferroviario, en distintos grupos de concentrados corrió la voz de trasladarse al cercano paso a nivel de la carretera que va a la pedanía de Los Garres, donde también les aguardaban antidisturbios.

En las vías del tren, en cambio, las tensiones fueron durante la tarde de poca intensidad, con un imponente dispositivo policial desplegado en las inmediaciones del paso a nivel desde primera hora de la tarde. Siete furgones antidisturbios de la Policía Nacional y barreras de agentes de esa unidad especial tomaron la zona en la cuarta noche de reivindicación consecutiva, lo que disuadió a los manifestantes de cortar las vías e impedir el paso de los trenes. Sin más incidentes que los señalados, pero con un clima de indignación en aumento, más de 3.000 ciudadanos sumaron su apoyo a los miembros de la Plataforma Pro Soterramiento, que acudieron, como han hecho en decenas de ocasiones en los últimos años, a reivindicar su «derecho a no vivir tras un muro».

Un grupo de manifestantes cortaron Ronda Sur, donde se produjo una carga policial y el lanzamiento de piedras y botellas

Más de 3.000 vecinos apoyaron a la Plataforma, que hoy celebrará su quinta jornada reivindicativa

Los vecinos recibieron también el apoyo de dirigentes de Podemos, Ciudadanos, PSOE, Ahora Murcia y Cambiemos, quienes anunciaron su voluntad de acompañar a los afectados en sus protestas hasta el final. «No permitiremos que el tren pase por encima de esta gente, de su dignidad y de treinta años de lucha», destacó el portavoz de Podemos, Óscar Urralburu. La concejal de Ahora Murcia Alicia Morales exigió al alcalde Ballesta «que escuche el clamor de estos vecinos y pelee por una ciudad cohesionada». Los diputados de Ciudadanos Miguel Sánchez y Miguel Garaulet; la parlamentaria nacional del PSOE María González Veracruz; el alcalde socialista de Alhama y candidato a la secretaría del partido Diego Conesa, y el diputado de Podemos Andrés Pedreño, entre otros, también acompañaron a los vecinos.

El dispositivo policial logró partir en dos, por las vías, el numeroso grupo de personas que mantuvo viva por cuarto día consecutivo la tensión creciente de una reivindicación iniciada hace treinta años, y recrudecida desde que comenzaron los planes para la llegada del AVE, más aún en la última semana, cuando la Plataforma Pro Soterramiento protagonizó una acampada de siete días en defensa de sus peticiones.

La visita del ministro de Fomento, Íñigo de la Serna, quien confirmó que las pantallas contra las que protestan los vecinos se mantendrían mientras el AVE llega en superficie y se emprende el soterramiento, dio otra vuelta de tuerca a la tensión, que el jueves terminó con altercados y ayer logró movilizar a más manifestantes que otros días.

Trenes circulando

La concentración de anoche no estaba convocada por la plataforma, pero la organización sí apoyaba la manifestación y mantuvo anoche su presencia en las vías, que fueron abriéndose y cerrándose al paso de vecinos y trenes alternativamente y siempre bajo la estrecha vigilancia de los agentes. El tráfico de peatones quedó cerrado durante casi una hora, en el momento de más tensión, provocando el enfado de los vecinos que querían llegar a sus casas.

Salvo por los incidentes de los que la plataforma se desmarcó, la protesta se celebró en un tono casi familiar, con decenas de niños acompañando a sus padres, globos lanzados desde los balcones, ancianos de la zona y vecinos que seguían con su rutina de cada martes, asombrados por el despliegue policial. «¡Somos vecinos, y no delincuentes!», gritaron en varias ocasiones los manifestantes, que pitaron a los trenes que circularon durante las cuatro horas de protesta ante la mirada perpleja de los viajeros, sorprendidos también por el despliegue en la zona. A las habituales pancartas de 'Vida arriba, vía abajo' y 'Soterramiento ¡ya!', ayer se añadió otra en alusión a la Policía en la que se podría leer: 'Ellos, violencia. Nosotros, constancia'.

El Colegio de Periodistas denuncia «graves amenazas» a profesionales

El Colegio de Periodistas de la Región ha interpuesto una denuncia «por diversas amenazas muy graves que están recibiendo algunos de los periodistas» que cubren información sobre las manifestaciones a favor del soterramiento del AVE. «Dichas amenazas se vierten con total impunidad a través de las redes sociales y se ha llegado al extremo de amenazar incluso de muerte a varios profesionales de los medios», señaló en una nota. Considera totalmente inadmisible que cualquier periodista «sea amenazado». Pide protección policial para los profesionales que cubren dicha información y que se investiguen las amenazas. Presentó como pruebas a la Policía amenazas del tipo: « ...toda esta gentuza vendida contra la verdad y el pueblo solo merecen una muerte horrible y a ser posible, cuanto antes».

Más

Fotos

Vídeos