La ley de Protección Animal prohíbe los circos con fieras y el tiro al pichón

Actuación de leones en un circo en una imagen de archivo. /Reuters
Actuación de leones en un circo en una imagen de archivo. / Reuters

La nueva legislación, aprobada en la Asamblea por unanimidad, castiga el maltrato y el abandono de mascotas con multas de hasta 30.000 euros

Gregorio Mármol
GREGORIO MÁRMOLCartagena

Los circos con animales salvajes desaparecerán del territorio murciano, así como la práctica de tiro al pichón, con la entrada en vigor de la nueva Ley de Protección y Defensa de los Animales de Compañía, aprobada ayer por unanimidad en la Asamblea Regional. Pese a la diferencia de criterios exhibida por los cuatro grupos políticos, el Parlamento autónomo aprobó una nueva regulación de las condiciones de tenencia y transporte de los animales de compañía, para garantizar su bienestar.

Además de los circos con fieras, la legislación prohíbe el maltrato y el sacrificio de los animales; fomenta la tenencia responsable de mascotas, así como su adopción, y sanciona el abandono. También regula los controles sanitarios, las formas de identificación de los animales de compañía, la creación de un registro autonómico, así como aspectos relacionados con la esterilización, mutilación y eutanasia.

En el capítulo de sanciones, multiplica por diez las cuantías de la anterior norma. Ahora, las multas oscilan entre la mínima de 100 euros para la infracción más leve hasta los 30.000 para los casos más graves, en cuyos supuestos está incluida la organización y celebración de peleas entre animales.

Las infracciones leves, que contemplan sanciones desde 100 a 1.500 euros, son aquellas relacionadas con la tenencia de animales en solares abandonados, la manipulación artificial de los animales para hacerlos atractivos por diversión, la venta a menores de 16 años o incapacitados sin autorización de su tutor legal o la emisión de excretas en la vía pública sin su inmediata recogida. Como infracción grave, multadas entre 1.501 a 6.000 euros, se considerarán el mantenimiento de los animales sin la alimentación necesaria, su posesión sin su correcta identificación ni registro, mantener animales heridos sin recibir atención sanitaria, o su venta ambulante o en centros no autorizados.

Sin registro de maltratadores

Mientras que las muy graves, de 6.001 a 30.000 euros, se consideran el sacrificio o la eutanasia sin control del veterinario, suministrar documentación falsa a la Administración, mutilaciones, así como la organización de peleas entre animales.

La diputada socialista Yolanda Fernández lamentó que «el rodillo PP-Ciudadanos» rechazara las 55 enmiendas de su partido para que la norma llegara a prohibir toda clase de circos con animales, la creación de un registro de maltratadores y otras cuestiones para tener una ley «más ajustada al siglo XXI». Aun así, el Grupo Socialista votó a favor por «coherencia» y reclamó al Gobierno regional que redacte cuanto antes el correspondiente reglamento de la nueva legislación.

María López Montalbán, de Podemos, también lamentó que el texto solo responde a una parte de las exigencia de la sociedad frente al maltrato y abandono animal, aseguró. Este partido también está en contra de cualquier circo con animales, «anacronismo del siglo XIX», dijo y criticó que tampoco se haya prohibido la presencia de cachorros en escaparates de tiendas que los venden, pues no son objetos ni mercancía que se puedan exhibir, argumentó.

Normativa con limitaciones

Luis Fernández ofreció el apoyo de Ciudadanos a la ley porque no es un «punto de llegada, sino de partida» porque «queda mucho por hacer» en materia de protección animal. «Sabemos que no es la más avanzada que se pueda hacer, pero es que llevamos tres décadas con una que no llegó a desarrollarse con su reglamento y que ha convivido con ordenanzas municipales que la contravienen. Este despropósito se debía acabar», declaró.

Por parte del Partido Popular, Mónica Meroño censuró las críticas de los grupos políticos de la oposición sobre las limitaciones con las que nace el nuevo texto legislativo. «No es una ley de mínimos, sino vanguardista, pionera y que sitúa a la Región de Murcia a la cabeza del bienestar animales, porque contempla el 'sacrificio cero' y sanciona el abandono y el maltrato», aseguró durante el debate. «Queremos que las generaciones futuras se conciencien y se eduquen en el cuidado de los animales de compañía», defendió la parlamentaria.

Fotos

Vídeos