Prisión incondicional al marroquí acusado de enaltecimiento del terrorismo yihadista

Khalid E./A. Gil / AGM
Khalid E. / A. Gil / AGM

La magistrada Lamela, de la Audiencia Nacional, halla indicios de su presunta integración en organización armada

LA VERDAD / EPMADRID

La magistrada de la Audiencia Nacional Carmen Lamela decretó ayer el ingreso en prisión para el presunto yihadista de nacionalidad marroquí detenido el martes en Torre Pacheco. Khalid E. está acusado de los presuntos delitos de integración en organización terrorista, adoctrinamiento, captación y enaltecimiento del terrorismo yihadista, tal y como ayer informaron fuentes jurídicas.

La juez adoptó esta decisión tras tomarle declaración en sede judicial, según las mismas fuentes. Su detención fue obra de agentes de la Brigada Central de la Lucha contra el Terrorismo de la Policía Nacional, que llevaban largo tiempo siguiendo las actividades de este ciudadano marroquí y habían percibido una creciente radicalización, que hacía temer la posibilidad de que tratara de cometer un acto violento.

Fuentes de la investigación sostuvieron que se trata de una persona «que estaba ya en un grado muy alto de adoctrinamiento radical» y que había difundido en internet «vídeos verdaderamente duros, incluso con ejecuciones de soldados occidentales en la zona de Oriente Medio». Se le acusa además de venir desarrollando labores de captación y radicalización.

«Hay constancia de que estaba en contacto con elementos identificados de la organización terrorista de Estado Islámico (EI o Daesh) y con elementos ya en prisión» de este grupo por terrorismo yihadista, según explicó el delegado del Gobierno en la Región, Francisco Bernabé.

El propio ministro del Interior, Ignacio Zoido, indicó que se trataba de «un individuo fuertemente radicalizado» y añadió que, «según los informes que obran en mi poder, estaba a punto de poder pasar de lo que es el adoctrinamiento a ser inmediatamente un actor de cualquiera de las formas de atentado que pueden emplear».

El detenido, que tiene 31 años de edad y reside legalmente en España, tenía varios perfiles en redes sociales -llegó a disponer de tres identidades distintas y activas de forma simultánea- desde los cuáles interactuaba con elementos conocidos de la red de Daesh. Los investigadores constataron que viajaba con cierta frecuencia a Marruecos, donde tenía a su esposa.

Pese a que las pruebas apuntaban a que la principal sospecha contra Khalid E. se centraba en sus aparentes labores de adoctrinamiento, la juez Lamela considera que existen indicios para considerar que formaba parte de la propia organización terrorista, esto es, de Daesh. De ahí que, entre otros presuntos delitos, le haya atribuido el de pertenencia a banda armada.

«Extraordinario trabajo»

Francisco Bernabé quiso destacar ayer que la amenaza del terrorismo yihadista «no es un problema de Murcia, sino de ámbito mundial. Pero la Policía Nacional, la Guardia Civil y el Centro Nacional de Inteligencia (CNI) están trabajando de forma extraordinaria y brillante».

En esta línea, dejó constancia de que «269 personas han sido detenidas desde 2015 en nuestro país por su presunta vinculación al terrorismo yihadista, y la trayectoria, exceptuando el desgraciado episodio de las Ramblas de Barcelona, demuestra que se está trabajando bien en un ámbito que nos convierte en uno de los posibles escenarios de un atentado terrorista».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos