El principio del fin de los libros de texto

Intervención de Raúl Santiago durante la jornada. / V. Vicéns / AGM

La jornada central del Proyecto Aula (Paula) incide en la importancia de las nuevas tecnologías para el aprendizaje de los alumnos: «Tan peligroso es un tecnólogo sin moral como un educador con valores sin idea de tecnología»

Sábado, 11 noviembre 2017, 19:29

Concursos de preguntas para aumentar la motivación de los alumnos (con jugosos premios para los ganadores); campañas de hemodonación 'organizadas' por pequeños de cuatro años; un sinfín de aplicaciones tecnológicas para implicar a los chavales y lograr la "clase perfecta". Y la sensación generalizada de que hace tiempo que ha llegado el principio del fin del libro de texto en las aulas tal y como lo conocemos (y a veces los sufrimos). Que las tizas ya tienen poco que hacer contra las nuevas tecnologías. Así ha empezado esta mañana la jornada central del Proyecto Aula (Paula), un 'festival educativo' organizado por 'La Verdad' y motivado por la convicción de que otra escuela, otra forma de enseñar y aprender, es posible. Posible y necesaria.

El vicerrector de TIC de la UPCT, Matthieu Kessler, y el ingeniero informático Daniel Pérez, creadores de 'Rétame y aprendo', expusieron en la primera conferencia de la jornada un proyecto con el que consiguieron que unos 4.000 alumnos de Secundaria y Bachillerato respondieran a casi 200.000 preguntas de diferentes materias a través de una de esas pantallas que tanto gustan a los chavales. Y además, con premios en el horizonte para los mejores clasificados como teléfonos móviles, ordenadores, tabletas y hasta viajes a Madrid y a Londres con todos los gastos pagados . "El primer día jugaron desde las siete de la mañana hasta las cuatro de la madrugada, cuando cortamos. Algunos jugaban hasta en clase", admitió Pérez ante la sonrisa del auditorio. Este año el proyecto cumplirá su segunda edición, además de extenderse de forma experimental a Primaria.

La maestra de Puerto Lumbreras Carmen Pérez relató el proyecto que acometieron sus alumnos de cuatro años, que "empezó con una pequeña herida" y terminó con una campaña de donación de sangre por todo lo alto organizada por los propios chiquillos. "Fue muy gratificante ver como niños de cuatro años explicaban lo que hacían a niños de dos".

María del Carmen Montoya y Rafael Pérez, maestros de Primaria del colegio Hernández Ardieta, en Roldán, dieron un buen repaso a todas las aplicaciones tecnológicas que emplean desde hace años para lograr mayor motivación e implicación de sus alumnos, por ejemplo en Inglés.

Sin duda, una de las intervenciones más aplaudidas de la mañana fue la del emprendedor y asesor educativo tecnológico mallorquín Víctor Sánchez, quien dejó varias lecciones a tener muy en cuenta: Entre ellas, que "la tecnología es transversal, como las palabras; es una forma de comunicación tan importante como la literatura. Forma parte de todos los ámbitos de nuestras vidas, y si no lo vemos así tenemos un problema". También dejó claro Sánchez que "tan peligroso es un tecnólogo sin moral como el educador con valores sin idea de tecnología", además de asegurar que "el peor profesor es el mago que saca el conejo de la chistera, porque eso tiene que hacerlo el niño. El profesor solo tiene que ser el asistente, quien acompañe al alumno hacia el 'eureka'".

Las jornadas, patrocinadas por la Fundación Caja Mediterráneo y el Gobierno regional, que reúnen a cerca de 300 profesionales de la educación, continuaron antes del parón para comer con la amena charla del doctor en Ciencias de la Educación Raúl Santiago, de Pamplona, quien ilustró sobre el concepto del 'flipped learning’'. Algo completamente desconocido para más de una cuarta parte del auditorio, según quedó recogido en una encuesta a tiempo real vía 'smartphones'. Básicamente, se trata de "dar la vuelta al sistema tradicional de aprendizaje" y evitar, por ejemplo, que el 67% del tiempo que emplean los docentes en el aula se dedique a "explicar contenidos", según Santiago, quien también lamentó que, por lo general, "los profesores españoles no tienen competencias para aplicar nuevas metodologías". Algunos de hecho, no tienen "ni interés". Raúl Santiago remató su intervención con un consejo de Albert Einstein: "Si buscas resultados distintos no hagas siempre lo mismo".

Esta tarde, la jornada se clausura con las intervenciones de Clara Megías, que propondrá transformar la educación a través del arte; Manu Velasco, que planteará "los retos del docente del siglo XXI"; y el experto en innovación y metodología activas Juanjo Vergara, que explicará la importancia de los proyectos como motor de cambio en las prácticas en el aula.

Secciones
Servicios