Primeros escarceos electorales

Víctor Manuel Martínez, Joaquín López Pagán, Óscar Urralburu Arza y Miguel Sánchez López. /LV
Víctor Manuel Martínez, Joaquín López Pagán, Óscar Urralburu Arza y Miguel Sánchez López. / LV

PSOE y Podemos critican la insensibilidad social del Gobierno y Cs se postula como alternativa. Al PP se le puede hacer muy largo el tramo final de la legislatura, aunque su portavoz demostró que tienen argumentos para responder a la oposición

Julián Mollejo
JULIÁN MOLLEJOMurcia

Solo faltó que la presidenta de la Asamblea Regional, Rosa Peñalver, se irguiera desde su sillón al inicio de la sesión matutina de ayer y proclamara de forma solemne: «Declaro inaugurada la campaña electoral». El debate sobre el Estado de la Región celebrado los dos últimos días en la Asamblea Regional certificó tanto el fin de la legislatura como el inicio de las hostilidades electorales. Aunque aún resten once meses para la cita, ayer quedó claro que todos los grupos parlamentarios tienen en mente las urnas venideras.

Los portavoces del PSOE y Podemos, Joaquín López y Óscar Urralburu, respectivamente, emplearon su discurso en la sesión de ayer como un arma de destrucción política contra la gestión del Gobierno regional, al que acusaron de ser insensible ante la precaria situación de amplias capas de la sociedad murciana y de pasividad ante los casos de corrupción.

Víctor Manuel Martínez

Actitud
Desafiante y retador. Suelto, seguro e irónico, secundado por sus compañeros de grupo, que le jalearon sin cesar.
Concreción
Siempre sorprende. Ayer lo hizo con el 'Manual del 15-M'.
Tono
Con ritmo, pone el volumen de su voz y la velocidad del discurso al servicio del contenido.
Las frases

«¿De ustedes?, ¿los de los ERE? Lecciones sobre corrupción, ninguna »

«Cualquier parámetro económico y social está ahora mejor que hace un año»

«60.000 personas se han incorporado al mercado laboral; si eso no es la mejor política social, que venga Dios y lo vea»

Ciudadanos también siguió la estrategia de demolición, pero aderezada con un discurso más constructivo con el fin de mostrarse como alternativa real al PP. «Somos un partido preparado para gobernar y queremos demostrar que tenemos un plan para dirigir la Región», indicó al comienzo de su intervención el portavoz naranja, Miguel Sánchez.

Cuento desplegable

A pesar de la dificultad inherente a su labor -servir de escudo al Ejecutivo contra un enemigo más numeroso-, el portavoz popular, Víctor Manuel Martínez, salió airoso gracias a sus tablas, a la ironía y al sentido del humor. Si hace dos años empleó un camión de la basura de juguete, ayer el golpe hilarante lo dio con el 'Manual del 15-M', un cuento desplegable que al abrirlo se transformaba en una mansión suntuosa y que Martínez resumió con una frase: «De la calle al chalé», en referencia al 'casoplón' de Pablo Iglesias e Irene Montero.

Joaquín López Pagán

Actitud
Llevaba el discurso en fichas, lo que le dio soltura. Crítico y preciso en sus argumentos.
Concreción
Dada la limitación de tiempo (30 minutos), decidió centrarse en la política social y la corrupción.
Tono
Vehemente, moduló la voz y el ritmo del discurso a sus mensajes.
Las frases

«Esta es una legislatura perdida por la inestabilidad generada por la corrupción»

«No han puesto sobre la mesa políticas de igualdad (...) Se ha comportado como un presidente machista»

«No poner en marcha las iniciativas que se aprueban en la Asamblea también es corrupción»

Dada la beligerancia y la munición exhibida por la oposición, al Gobierno regional y al PP se le puede hacer muy largo y empedrado el tramo último de la legislatura, incluida la próxima ley de presupuestos.

La encuesta electoral del Cemop, que este mediodía se presenta en la Asamblea Regional, expondrá cómo encara cada uno de los partidos esta recta final.

Óscar Urralburu Arza

Actitud
El tener que leer el discurso le privó de espontaneidad y frescura.
Concreción
Contundente, pero quiso abarcar tanto que se quedó en casi nada.
Tono
Leyó muy deprisa su discurso, de una forma plana y monótona, por lo que se hizo pesado.
Las frases

«Es el presidente ni-ni: ni discurso, ni lugar propio, ni proyecto de Región. Todo usted es un lapsus»

[Sobre la Agencia de Medio Ambiente] «Es Croem la que siempre escribe las iniciativas del Gobierno»

«El PP hace demagogia con el agua y no va a traerla, porque lo que le interesa es la escasez»

El socialista Joaquín López, fuertemente respaldado desde las sillas del público por cargos y seguidores de su partido, dio ya la legislatura por perdida y culpó de ello al PP por «la inestabilidad generada por la corrupción y por sus cómplices», y que ha dado lugar a que en tres años haya otros tantos consejeros de Economía, Empleo, Educación y Sanidad, y dos en cada una de las áreas restantes.

Además de reprochar la falta de iniciativas legislativas del Ejecutivo -solo una de las treinta anunciadas entre 2017 y 2018-, el portavoz del PSOE centró buena parte de su alocución en las políticas sociales para censurar precisamente su carencia, hasta el punto que tachó al jefe del Ejecutivo, Fernando López Miras, de comportarse «como un presidente machista» por no poner en marcha políticas de igualdad.

Miguel Sánchez López

Actitud
Crítico, pero constructivo en su afán por mostrarse como alternativa de gobierno.
Concreción
La columna vertebral de su discurso fueron sus propuestas para la Región.
Tono
Monótono. Muy encorsetado por el discurso que leía. Le faltó ritmo y vivacidad.
Las frases

«Ciudadanos ya es un partido preparado para gobernar, que no se queda en la crítica y que aporta soluciones»

«Nos han colocado a la cabeza de la corrupción, que ha manchado a 39 de los 45 ayuntamientos»

«Nuestro turismo juega en Segunda B cuando tiene un plantel de Champions»

También le echó en cara la escasa atención prestada a la lucha contra la pobreza infantil, a los inmigrantes, a la política de vivienda... Así como su resistencia a cumplir las normas y propuestas salidas del Parlamento autónomo. «No poner en marcha las iniciativas que se aprueban aquí también es corrupción», aseveró.

Sus compañeros de partido le jalearon con fervor cuando aludió a la «deslealtad institucional» del Gobierno regional con los alcaldes socialistas. «¿Le preocupa que el nuevo gobierno no cumpla sus compromisos? Pues eso es lo que usted ha hecho con todos los alcaldes socialistas», indicó.

El portavoz de Podemos fue más corrosivo en sus ataques a López Miras, al que llegó a llamar «presidente nini: ni discurso, ni lugar propio, ni proyecto de Región» e incluso lo calificó de «ser un lapsus».

Urralburu incidió en cuestiones económicas y sociales para reforzar su argumento sobre el aumento de las desigualdades entre los murcianos. «La recuperación no llega a las familias», dijo, al tiempo que resumió la acción del Gobierno de la siguiente forma: «Servilismo fiscal, capitalismo de amiguetes, ruina medioambiental y más recortes y privatizaciones».

Acusó al PP de «beneficiar a las grandes fortunas» con su rebaja de impuestos, y de actuar en materia económica y ambiental al dictado de la patronal. «Croem siempre le escribe las iniciativas al Gobierno», dijo Urralburu cuando aludió a la nueva Agencia Regional del Cambio Climático. «Están secos de ideas y lo poco que hacen lo hacen mal», remachó.

«Estado crítico»

El portavoz de Ciudadanos optó por un discurso menos lacerante y más edificante. Miguel Sánchez, aspirante a repetir como candidato naranja a la presidencia, dejó claro que busca ganar apoyos entre los decepcionados con el PP y se esforzó por mostrarse digno de ellos. «La Región se encuentra en un estado crítico desde el punto económico, social, ambiental y político», pero Ciudadanos sabe cómo arreglarlo, fue la línea argumental de su intervención, que salpicó de una decena de propuestas, como la creación de un Tribunal de Cuentas regional, un plan de empleo para los municipios de menos de 5.000 habitantes, un plan de choque contra la pobreza y otro más para la regeneración y aprovechamiento del patrimonio histórico.

El portavoz popular no se volvió loco ni intentó contestar a todas y cada una de las invectivas. Fue más efectivo porque seleccionó sus blancos y se recreó en sus respuestas. A los que aludieron a la corrupción, les refirió el 'caso de los ERE' y les preguntó si «ha dimitido ya Màxim»; a los que hablaron de amiguetes, les recordó «ese compañero que paga los 120 euros de cuotas al partido a cambio de votos», y a los que clamaron por el déficit y los recortes sociales, les pidió «un poco de decoro» por su ser un gobierno de su partido «el responsable del sistema de financiación» que desangra a la Comunidad. A pesar de todo ello, según Martínez, «la Región ha mejorado en el último año parámetro a parámetro».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos