La primera catedrática de la UMU pide «coherencia» como arma contra la desigualdad

José Ballesta y Francisca Moya durante la entrega del premio. / Javier Carrión/ AGM

Francisca Moya del Baño recibe el premio Murcia en Igualdad y pide a todas las mujeres que se respeten a sí mismas y, en consecuencia, no permitan que nadie les falte el respeto

EFE Murcia
Viernes, 9 marzo 2018, 00:05

La profesora Francisca Moya del Baño, que fue la primera catedrática de la Universidad de Murcia (UMU), consideró este jueves que "ser coherentes supone la ayuda más eficaz contra la desigualdad" y ha pedido a todas las mujeres que se respeten a sí mismas y, en consecuencia, no permitan que nadie les falte el respeto para lograr una igualdad y libertad reales.

Moya del Baño ha hecho esas reflexiones en la mañana de este jueves durante el acto institucional organizado con motivo del Día Internacional de la Mujer por el Ayuntamiento de Murcia, que ha concedido a la catedrática su premio Murcia en Igualdad.

La profesora, catedrática en Lingüística y Literatura Latina desde 1974, ha considerado que se trata de "un precioso premio con un precioso nombre" que "hay que hacer realidad ya".

"Si las mujeres nos ponemos de acuerdo con el sentido común y generosidad que nos caracteriza, buscando lo importante para todos, esa igualdad de derechos que está legitimada pero no realizada, llegará muy pronto", ha dicho.

Moya no solo fue la primera catedrática de la UMU, sino también la primera mujer que dirigió un departamento en esa universidad, que pronunció su discurso de apertura del curso, que dirigió una revista científica, que organizó simposios científicos, que perteneció a su junta de Gobierno o que disfrutó de un año sabático, entre otras acciones pioneras.

"Debemos estar contra toda injusticia, pero hay que estar atentas y hacerlo bien para no desperdiciar energía. A veces desperdiciamos energía, a veces no somos coherentes, no hacemos lo que nosotras mismas exigimos en casa y la empresa. Ser coherentes supone la ayuda más eficaz contra la desigualdad", subrayó.

En su opinión, luchar por esa igualdad es una "posibilidad" y "responsabilidad" de todas las mujeres que debe aprovecharse y, para ello, recordó la frase que a menudo le repetía su madre y le ha acompañado a lo largo de su vida: "Nadie está por encima de nadie y nadie por debajo, todos somos iguales".

"Mi madre me enseñó a respetar a los demás, pero sobre todo a respetarme a mí misma, eso es importantísimo, y en consecuencia, a no dejar que nadie me faltase el respeto. De ella aprendí a valorar la libertad", subrayó.

Además, agradeció también el peso que han tenido en su vida tres de sus profesoras de las que aprendió, dijo "que se podía tener la suerte de tener una familia, ser madre, que es algo que nadie nos puede quitar, y trabajar fuera de casa".

Por último, quiso compartir su premio con todas las mujeres, "sobre todo, con las jóvenes", puesto que ellas tiene "una enorme fuerza capaz de transformar el mundo para mejorarlo", dijo. Para ello, dijo, es necesario sustentarse en valores y apostar por la palabra como "la mejor arma".

Durante el acto se han entregado también varios premios relacionados con la igualdad a diferentes centros educativos del municipio. En concreto, el premio Igualdad en el Deporte recayó en el colegio público Ciudad de Murcia, mientras que el premio Educando para la Igualdad ha sido para los colegios públicos Nuestra Señora de los Ángeles (El Esparragal) y Barriomar 74.

Además, el instituto Monte Miravete (Torreagüera) ha recibido el galardón Construyendo la Igualdad. Prevención de la Violencia de Género.

En el acto han participado el grupo Gospel Vocal Cord, que han abierto y cerrado el evento, y un grupo de alumnas de cuatro curso de Danza Contemporánea de la Escuela Superior de Arte Dramático, que han realizado una interpretación contra la violencia machista.

El alcalde de Murcia, José Ballesta, se refirió precisamente a esa lacra durante su discurso y que ha considerado un "drama que hoy especialmente debemos tener presente para seguir combatiéndolo con toda la fuerza que otorga el consenso social".

El alcalde insistió también en la relación directa entre la igualdad y la libertad, que consideró "sinónimos" porque "una no cabe sin la otra" y ha animado a tener "valor y valores" para luchar por ellas.

Más

Secciones
Servicios