El presidente de AC Hoteles critica en Murcia la «falta de inteligencia emocional» de Rajoy

Antonio Catalán, este jueves en Murcia. /Javier Carrión / AGM
Antonio Catalán, este jueves en Murcia. / Javier Carrión / AGM

Antonio Catalán recalca que no es posible negociar con quien «incumple» las leyes y compara la actuación de los dirigentes soberanistas con el intento de golpe de Estado

EFE

El presidente de AC Hoteles by Marriott, Antonio Catalán, se mostró este jueves "muy crítico" con la "falta de inteligencia emocional" del presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, al creer que no era necesario haber actuado policialmente en Cataluña el pasado domingo con motivo del referéndum soberanista.

"Se podían hacer mejor las cosas, porque no había necesidad de hacerlo, al estar fuera de circuito. Yo les hubiera dejado con la butifarra y el bocadillo y que hubieran hecho su fiesta y el lunes que viene, cuando decidan que van a hacer la república, cogerlos y a la trena, y se ha acabado la historia", dijo Catalán a la prensa antes de intervenir en un acto del Foro Nueva Murcia.

El empresario añadió que la decisión de que las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado (FCSE) intervinieran ha "calentado" a una "calle que está muy alterada", lo que le ha venido "perfecto" a la CUP, que "no son antisistema, son antiplanetarios".

"Ni por un minuto pienso que Cataluña se va a ir de España. No hay otra alternativa que seguir juntos", apuntó quien considera "muy malo" para "los catalanes, pero también" para el resto de los españoles la separación del territorio catalán. "Es un planteamiento imposible", apostilló el fundador de AC y NH Hoteles.

Al Gobierno español, y especialmente a Rajoy, "lo que le falta es inteligencia emocional. Son unos magníficos gestores de las oposiciones, pero tienen que saber lo que pasa en el mundo y en Cataluña", indicó. Agregó que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, no ha "engañado a nadie y ha seguido desde el primer día el camino que ha seguido".

Apeló a "arreglar como sea" el conflicto político, pero ha matizado que "sea como sea, no significa cualquier cosa,", puesto que implantar el cupo fiscal en la comunidad catalana supondría quitar "16.000 millones de euros" a otros territorios.

Tras mostrarse preocupado por la "alteración que hay en la calle, que es innecesaria", criticó que el Ejecutivo central se quiera "excusar" en que las FCSE actuaban bajo orden judicial: "Yo soy Rajoy y en la primera foto que veo lo paro en el minuto dos, y al día siguiente me cargo al ministro del Interior".

Tras señalar que no es posible negociar con quien "incumple" las leyes, comparó la actuación de los dirigentes soberanistas con el intento de golpe de Estado del 23F de 1981: "Es como si nos hubiéramos puesto a negociar con Tejero".

Se mostró convencido de que la situación con el predecesor de Rajoy, José Luis Rodríguez Zapatero, "hubiera sido diferente", porque tiene "mucha más inteligencia emocional", si bien ha aclarado que su "amigo" es "partidario de la continuidad de Cataluña en España y no piensa en ninguna negociación".

Minimizó los posibles efectos negativos de la crisis política sobre una bajada del turismo en Cataluña, excepto que empiece a haber "barricadas y estas historias", y reveló que los hoteles de su cadena en esa comunidad están "absolutamente a reventar", puesto que el 85% de su clientela es internacional. E

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos