Cruce de acusaciones entre el presidente del Consejo de la Transparencia y el Gobierno regional

José Molina denuncia «represalias y abuso de poder» del Ejecutivo por no renovar la comisión de servicios al funcionario que ejercía de director del organismo, mientras que la Consejería le reprocha que quiera hacer un nombramiento «a dedo»

GREGORIO MÁRMOL / EFECartagena

El presidente del Consejo de la Transparencia de la Región, José Molina, denunció este jueves en la Asamblea "abuso de poder" por parte del Gobierno regional para limitar la capacidad de acción del organismo que lidera. Lo hizo después de que la Comunidad Autónoma no haya renovado, según explicó, la comisión de servicios al alto funcionario que ejercía de director del Consejo.

Molina dijo que "hoy es un día muy triste" porque "las instituciones que tienen que ser controladas por el Consejo de la Transparencia lo que intentan es precisamente controlar al Consejo, tomando este tipo de represalias". Señaló que aunque puedan nombrar a otro funcionario, la persona que ocupaba ese puesto conoce a la perfección el Consejo y posee una alta cualificación en materia de transparencia.

José Molina realizó estas polémicas declaraciones después de entrevistarse con la presidenta de la Asamblea Regional, Rosa Peñalver, a quien entregó la Memoria de las actividades realizadas el año pasado por el Consejo de la Transparencia. En 2016, este organismo resolvió 61 reclamaciones de ciudadanos, 48 más que en el ejercicio anterior.

Desde la Consejería de Transparencia y Portavocía del Gobierno aclaran que la comisión de servicios ha sido rechazada porque el funcionario al que se refiere Molina "no tiene el perfil adecuado para ese puesto" y acusan al presidente del Consejo de pretender efectuar un nombramiento "a dedo".

Molina señaló que las represalias se deben a la emisión de informes en los que recomienda mejoras en esta materia en el Servicio Murciano de Salud y en otros departamentos de la Comunidad Autónoma.

Molina acusó a la consejería de Transparencia, Participación y Portavoz, de intentar dejar a este órgano como un "bonsai de adorno" sin medios ni competencias.

Igualmente, calificó de "auténtico esperpento" la actuación del Ejecutivo murciano, ya que proceden de esta forma "porque no pueden cesar al presidente".

Por ello, volvió a reclamar a la Asamblea Regional que reforme nuevamente la Ley de la Transparencia para que el ente "independiente" que lidera pueda tener la facultad de control sobre las administraciones, incluidas la municipal, y emitir propuestas sancionadoras.

En la carta que ha remitido a las consejerías de Transparencia, Participación y Portavoz y a la de Hacienda y Administraciones Públicas, Molina acusó a la Consejería de "extralimitarse" en sus funciones por desestimar su petición de adscribir provisionalmente o en comisión de servicio a un funcionario para la incorporación a la Oficina de la Transparencia.

En la misiva recordó que el CTRM es un órgano "independiente orgánica y funcionalmente", según marca la Ley de la Transparencia, por lo que la adscripción a una consejería es "meramente simbólica".

Por ello, Molina mostró su "rechazo" a la emisión de este informe por parte de la Consejería porque "carece de competencia absoluta para ello".

Finalmente, el presidente de este órgano reiteró "irrevocablemente" la solicitud de que haya un funcionario al frente de la Dirección de la Oficina de la Transparencia y exigió que se cumpla esta incorporación en los "términos previamente acordados" con el director general de Función Pública y Calidad de los Servicios.

Fotos

Vídeos