Le prescribo un empleo

Inma Gálvez atiende a una clienta en el supermercado Covirán de Los Garres. / Nacho García / AGM

Un programa del Servicio Murciano de Salud y el Fondo Social Europeo permite la contratación de 139 personas con problemas de salud mental

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRAMurcia

El empleo como herramienta terapéutica. Salir de la consulta del médico no solo con la receta de un medicamento y un diagnóstico, sino con algo básico para el bienestar y la salud: un puesto de trabajo. Esto es lo que plantea el programa Euroempleo, puesto en marcha por el Servicio Murciano de Salud (SMS) gracias a una inversión de cinco millones de euros del Fondo Social Europeo. La iniciativa está dirigida a pacientes de los centros de salud mental y también a afectados por drogodependencias.

139 personas han firmado ya un contrato a través de este programa, que coordina el psiquiatra José Antonio Peñalver y que se puso en marcha a principios de año. 93 son hombres y 46 mujeres. El objetivo es llegar a los 560 contratos de aquí a 2020. Para las empresas es poco menos que un chollo: las subvenciones cubren no solo las cuotas a la Seguridad Social, sino prácticamente el salario del trabajador.

¿Qué es el programa Euroempleo?
Financiado al 90% por el Fondo Social Europeo, el programa busca la inserción laboral de personas con enfermedad mental o drogodependencia. Está coordinado por el Servicio Murciano de Salud (SMS) y cuenta con la colaboración de Feafes, Isol y otras organizaciones.
¿Cuáles son los objetivos?
Hasta 2020, el programa Euroempleo permitirá la contratación de 560 personas. La inversión, para ello, será de 5,2 millones de euros. El SMS aporta 200.000 euros, y el resto llega del Fondo Social Europeo.
¿Cómo se desarrolla?
El SMS coordina a 13 integradores laborales (provenientes de Feafes, Isol y otras organizaciones) que abarcan las nueve áreas de salud de la Región. Los profesionales de los centros de Salud Mental les derivan a aquellos pacientes que consideran susceptibles de beneficiarse del programa. Los integradores laborales se encargan de captar empresas.
¿Cuáles son los beneficios para las empresas?
Reciben una subvención de entre 810 y 910 euros mensuales por cada contrato, lo que supone prácticamente cubrir el salario mínimo interprofesional más las cuotas a la Seguridad Social.
Más información en
www.euroempleomurcia.org

Las bolsas de empleo para facilitar la inserción laboral de personas con problemas de salud mental no son una novedad. Pero, hasta ahora, esa labor había quedado en manos de las asociaciones de pacientes o de los servicios de empleo. Es la primera vez que se plantea un programa de este tipo desde el propio sistema sanitario, de forma que el puesto de trabajo se convierte en una herramienta más para conseguir la recuperación del paciente.

La iniciativa es absolutamente pionera en España y, de momento, está funcionando «muy bien», destaca José Antonio Peñalver. Los psiquiatras de los centros de salud mental y de los centros de atención a drogodependientes se encargan de derivar a 13 integradores laborales repartidos por las nueve áreas de salud de la Región a aquellos pacientes susceptibles de beneficiarse del programa. Estos insertores, que pertenecen a organizaciones sociales como Feafes, con una larga trayectoria en la integración laboral, se encargan de sondear a las empresas y cerrar los contratos. También del seguimiento posterior a los trabajadores.

«Los pacientes de salud mental son en su mayor parte población activa. Abandonan el trabajo o los estudios cuando aparece la enfermedad, pero luego son en su mayoría recuperables para el mercado laboral», destaca Peñalver. Sin embargo, se encuentran con un muro, fruto del desconocimiento y los prejuicios. Una encuesta realizada por el SMS antes de la puesta en marcha de Euroempleo revela hasta qué punto llega el problema. El 77% de los pacientes atendidos en los centros de salud mental de la Región estaban trabajando antes de la aparición de los síntomas de la enfermedad. Un año después del diagnóstico, apenas un 22% se ha reintegrado en el mercado laboral.

«Hay que darle la vuelta a esto. El empleo forma parte del proceso de recuperación, es algo contrastado en todos los estudios», subraya el coordinador del programa Euroempleo, José Antonio Peñalver. Un seguimiento a 58 pacientes de salud mental del SMS así lo confirma. Durante el tiempo en que permanecieron en el desempleo o de baja, la media de ingresos hospitalarios fue de 11 días al año. Tras incorporarse al mercado laboral, la media descendió hasta situarse en poco más de un día de ingreso al año.

«El papel de los psiquiatras es fundamental. Deben valorar el empleo como una herramienta más, igual que la medicación», explica Peñalver. Sobre todo en determinados casos. «La intervención debe hacerse lo antes posible en personas jóvenes. Cuanto antes encuentren un empleo, mejor», señala.

De todos los sectores

La respuesta de los profesionales ha sido positiva, como también la de instituciones y empresas. De momento, 64 ONG, 29 ayuntamientos y 46 empresas han contratado personal a través de Euroempleo. Hay supermercados, carpinterías, empresas de jardinería, muebles, construcción, colegios, restaurantes, instalaciones deportivas y sanitarias. Por cada contrato de seis a doce meses, las empresas reciben 600 euros mensuales para cubrir parte del salario del trabajador, si es hombre, y 700 euros si es mujer. A ello se añaden otros 210 euros para cubrir las cuotas a la Seguridad Social. Las ayudas son mayores para la contratación femenina porque ellas siguen teniendo más dificultades para volver al mercado laboral.

En el éxito de este programa es clave la implicación de la Federación de Asociaciones de Familiares y Personas con Enfermedad Mental (Feafes) y otras organizaciones sociales. Feafes cuenta con cuatro insertoras laborales dentro de Euroempleo, y aporta su larga experiencia en este campo. Desde 2004, la federación dispone de una bolsa de empleo, aunque durante los años de la crisis las oportunidades laborales para las personas con problemas de salud mental se resintieron, como ocurrió en todo el mercado. 400 personas están apuntadas en la bolsa de empleo de Feafes. Desde principios de año, se han cerrado 40 contratos. «Intermediamos entre la oferta y la demanda. Hacemos una labor de sensibilización en las empresas», explican Mara Felices y Laura Riquelme, dos de las integradoras laborales. Tienen que luchar contra el desconocimiento y los miedos a que se generen conflictos o haya bajas prolongadas.

Para Feafes, el empleo es un elemento básico en la lucha por los derechos de las personas con enfermedad mental. Por eso mañana, con motivo del Día Mundial de la Salud Mental, la federación reivindicará en la Región y en toda España más oportunidades laborales bajo el lema 'Trabajar sin máscaras. Emplear sin barreras'.

Más

Fotos

Vídeos