Preocupación entre los 450 empleados de las empresas auxiliares de San Javier

Alexia Salas
ALEXIA SALAS

«La preocupación y la incertidumbre» se extendieron ayer entre los trabajadores del aeropuerto de San Javier ante la inminente decisión de que será su propia empresa, Aena, la que gestione Corvera en clara incompatibilidad con el aeródromo costero que actualmente constituye su centro de trabajo. El portavoz de la Plataforma Pro Aeropuerto de San Javier, Santiago Pina, anunció ayer que esta misma semana convocará una reunión para decidir si organizan una nueva movilización ante la indefinición en la que quedarán sobre todo los 450 empleados de las empresas auxiliares, subcontratadas por Aena en San Javier, algunas de las cuales, como Swissport, que se ocupa del 'handling' o servicio de asistencia en tierra, tienen contratos aún vigentes para los próximos 7 años.

«Si finalmente el gestor de Corvera es Aena, se llevará a sus trabajadores, pero para el resto la situación no está clara, igual que la de los empresarios que tienen comercios en el aeropuerto, y mucho menos los taxistas, que no podrán trabajar en Corvera», señala el portavoz. La Plataforma no oculta su extrañeza ante la apuesta de Aena por Corvera cuando «hasta ahora todos sus comunicados internos eran para mostrar su apoyo a San Javier, donde aún hay obras y remodelaciones en marcha», afirma Pina.

La Plataforma cuestiona la ventaja del traslado de la actividad aérea a Corvera, ya que «no está claro que las aerolíneas quieran operar en Corvera, donde tendrán que hacer más maniobras con las aeronaves, lo que les supone más gastos de combustible y menos rentabilidad». Recuerda, además, que «Corvera no cuenta aún ni con los permisos de Aviación Civil ni de seguridad ni tiene plazas de los 'slot'». Con la adjudicación ya realizada de las plazas de vuelo a las compañías que lo solicitaron para San Javier de cara a las temporadas de 2018, la Plataforma considera que «el próximo año San Javier tendrá que seguir funcionando porque las aerolíneas ya están vendiendo esos pasajes».

La Plataforma cree que la operadora se llevará a sus trabajadores, pero no ve claro el futuro de los demás y de algunos comercios

Los trabajadores, agrupados en la Plataforma, cuestionan que la rentabilidad de Corvera supere la del actual aeropuerto, ya que «tendrán que contratar servicios que en San Javier presta Defensa, como el control aéreo, que es uno de los mayores costes, la seguridad perimetral y diversos gastos de mantenimiento». «Antes de aterrizar en Corvera, los aviones tendrán que recibir la orden de la torre de San Javier y después la de Corvera, ya que estamos en espacio aéreo militar», recuerda Pina.

«Se irán a Alicante»

La Plataforma asegura que «las aerolíneas prefieren San Javier porque ofrece las tasas más bajas del Mediterráneo, no hay restricciones horarias y la operativa para el pasajero es rapidísima, ya que en escasos minutos baja del avión, recoge su equipaje y está en la salida».

Cuestiona la seguridad de Corvera debido a su orografía y condiciones para las operaciones aéreas. «Las condiciones de visibilidad de San Javier hacen que tengamos que recibir en ocasiones aviones que no pueden aterrizar en Alicante por la niebla, y en Corvera tienen problemas con las montañas y con la niebla», explica el portavoz. Pronostica que «muchos turistas y varias compañías se irán a Alicante».

Fotos

Vídeos