Saltar Menú de navegación
Hemeroteca |
ALBACETE - ALICANTE - MURCIA | Personalizar edición | RSS | ed. impresa | Regístrate | Miércoles, 22 octubre 2014

Opinión

Edición Impresa

ARTÍCULOS

Cerrar Envía la noticia

Rellena los siguientes campos para enviar esta información a otras personas.

Nombre Email remitente
Para Email destinatario
Borrar    Enviar

Cerrar Rectificar la noticia

Rellene todos los campos con sus datos.

Nombre* Email*
* campo obligatorioBorrar    Enviar
El mundo al revés
LA VERDAD
Leo en algunos periódicos, no en todos, claro, que un ministro y una ministra del Gobierno de España llegaron a levantarle la voz, por teléfono, claro, al presidente de Spanair en las horas siguientes a la caída del avión en Barajas. No doy crédito.

¿Acaso no habíamos quedado que en estas horas flácidas del capitalismo eterno son las grandes compañías y la banca quienes nombran y cesan ministros y ministras, asesores y asesoras de todos los gobiernos, más allá de los presuntos presupuestos ideológicos (esa arqueología para tesinas de humanidades, cineastas varios, cantautores diversos y cursos de verano) de los gobiernos? ¿No aplaudimos que un ex ministro o que una ex ministra pase, en horas veinticuatro, de un coche oficial a un despacho de 500 metros cuadrados con un sueldo de 1.000.000 de euros mensuales? ¿No asistimos complacidos a que los ex se conviertan en «valets de chambre» o en mozos de habitaciones de las mayores fortunas del planeta con un sueldo mensual igual o superior al de sus ocho o trece años de gobierno?

¿Cómo es posible que un ministro o una ministra se atreva a levantarle la voz al presidente de una multinacional y encima escandinava? Pero ¿esto qué es? ¿Acaso piensan los ministros que pueden dar órdenes a sus amos? ¿Acaso el capitalismo debe responder a sus subordinados, si fue él, el capitalismo sin rostro, el que los colocó de ministros siendo administrativos obscuros y a quienes colocará cuando dejen de ser funcionarios? ¿Creen los ministros y las ministras que se deben a quienes los votan, si, además, muchos de ellos son, como se dice, personas humildes? En situaciones como ésta, un ministro está para crear comisiones que durarán años. A ver si se enteran de una vez.

NOTA. Es digno de admirar que los grandes maestros de periodistas, vacas sagradas, estrellas rutilantes de las ondas y las teles, no hayan interrumpido sus vacaciones pagadas para informar sobre la muerte de 153 personas. Por favor. Ya volverán para disentir sobre el fascinante tema de sus dimes y diretes. Que si este ministro no va al lugar de un incendio con 11 muertos; que si tal ministra no va a este otro sitio con 3 muertos. Pero con ellos no va. ¿153 muertos, dices? ¿Y no son iraquíes, ni talibanes, ni palestinos? ¿Cómo, que tampoco hay entre los muertos catalanes, salvo una mujer, ni vascos? ¿Que la mayoría son canarios, castellano leoneses, castellano manchegos, andaluces ? Amos, anda. Manda a las becarias y déjame tranquilo. O tranquila, faltaría más.

NOTA II. Becaria con alcachofa a dos personas de pelo blanco y oro. - ¿Han perdido ustedes a algún familiar?

-Sí, a nuestra hija y a su marido.

-Y, ¿cómo lo llevan?

(¿No es fascinante?)

NOTA III. ¿Qué solos se quedan los muertos y las familias de los muertos!

Vocento
SarenetRSS