Miércoles, 11 de julio de 2007
Registro Hemeroteca

en

EDICIÓN IMPRESA

EDICIÓN IMPRESA

COMARCAS
Un hombre degüella a su mujer en presencia de su hija de tres años en Jumilla
El homicida, que confesó el crimen, había sido detenido en enero por una denuncia de malos tratos
Un hombre degüella a su mujer en presencia de su hija de tres años en Jumilla
OTRA VÍCTIMA. El cadáver de María Ángeles García es introducido por los operarios en el furgón fúnebre. / PILAR MUÑOZ
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar
TRAGEDIA EN JUMILLA
La víctima: María Ángeles García, una enfermera de 30 años con dos hijas de 1 y 3 años, se convirtió ayer en la segunda vida que se cobra en la Región la violencia de género este año.

El agresor: David Soriano, de 29 años y presidente del Club de Buceo Local. Él mismo avisó al 112 de lo que había hecho.

Los antecedentes: María Ángeles y David se encontraban en trámites de separación. Según fuentes de la investigación, al menos había una denuncia por malos tratos por parte de la mujer y los vecinos afirman que el marido protagonizó hace un año y medio un intento de suicidio.

El lugar: El suceso tuvo lugar en el domicilio de la pareja, en el número 1 de la Avenida de la Libertad.

La agresión: El hombre degolló a la que aún era su mujer con un cuchillo delante de su hija de tres años. La víctima se desangró sobre un sofá.

Publicidad

«¿Ay, a mi hija no!». La frase escapó ayer de los labios de María Ángeles García, antes de que su marido la degollara. El ruego de la mujer pretendía evitar que su hija de 3 años cayera también víctima del ataque de su marido, David Soriano, que armado con un cuchillo acabó con la vida de esta mujer, la segunda que se cobra la violencia de género en la Región este año.

García, de 30 años y enfermera en el Hospital de Cieza, murió desangrada sobre el sofá del domicilio de la pareja, en el primer piso del número 1 de la Avenida de la Libertad. Su asesino fue el que llamó al 112 sobre las 18.30 horas para informar sobre lo sucedido. Media hora después, una patrulla de la Guardia Civil -apoyada por efectivos de la Policía Local- hacía acto de presencia en la vivienda y detenía a David, que según fuentes policiales, no opuso resistencia. Los agentes se llevaron a la pequeña, llorando en brazos de un agente, del domicilio. Su hermana pequeña, de apenas once meses, no se encontraba en el domicilio cuando sucedió el ataque.

Denuncia previa

La mujer se encontraba en trámites de separación del marido -que residía en Málaga- y había interpuesto ya al menos una denuncia por malos tratos contra David, muy conocido en Jumilla por ser el presidente del Club de Buceo local. El hombre había sido detenido el pasado mes de enero por la denuncia de malos tratos a su mujer, según fuentes de la Delegación del Gobierno. Sin embargo, a pesar de esta denuncia, no pesaba sobre él orden de alejamiento del domicilio de la víctima.

Sin embargo, no consta que la mujer tuviera una orden de protección. Según los vecinos, las discusiones entre ambos -que ya no convivían- «eran constantes» y David había intentado suicidarse hace un año y medio.

Poco después de las 21.50, la juez levantaba el cadáver de la mujer. Sus familiares tuvieron que ser asistidos por Cruz Roja y voluntarios de un ataque de ansiedad en el mismo lugar de los hechos. La madre del homicida, visiblemente afectada por lo ocurrido, también tuvo que recibir asistencia médica y psicológica.

El concejal de Seguridad ciudadana, Primitivo González, confirmaba que la juez que se ocupa del caso ha decretado el secreto de sumario. El detenido prestó declaración en el cuartelillo de Jumilla, tras lo que fue trasladado a los calabozos del cuartel de la Guardia Civil de Murcia, según fuentes del instituto armado.

González confirmaba que la pareja ya no convivía junta y que él se había ido fuera del pueblo. «Había venido, desgraciadamente, a ver a los hijos y ha ocurrido el fatal desenlace, sabemos que había una denuncia por malos tratos con anterioridad, pero no sabemos si había orden de alejamiento». El edil anunció que se reunirá el equipo de gobierno para analizar lo ocurrido, ya que es el primer caso de este tipo que se produce en esta población de unos veinte mil habitantes.

A las puertas del domicilio, los vecinos y amigos de la víctima estaban conmocionados. Varios de ellos comentaban que lo ocurrido «se veía venir». José Abellán afirmó que «este tío estaba mal de la cabeza, sabíamos que era capaz de hacer algo así». Los vecinos habían celebrado el pasado fin de semana las fiestas del barrio, e incluso las andas del patrón estaban en la portería del lugar de los hechos.

La muerte de María Ángeles García se sumó ayer a la de una mujer marroquí en Melilla a manos de su ex marido, que también la apuñaló.

 
Vocento

Contactar | Publicidad |Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad |Master de Periodismo |Visitas a La Verdad

Canales RSS