Viernes, 29 de junio de 2007
Registro Hemeroteca

en

SOCIEDAD

EDICIÓN IMPRESA

SOCIEDAD
El centro de Murcia esconde un oratorio de estilo califal
El arco-joya del pequeño 'mihrab', decorado con dovelas en rojo, azul y tallados vegetales y geométricos, está tras la iglesia de San Juan de Dios
El centro de Murcia esconde un oratorio de estilo califal
EN DETALLE. Dovelas del arco del mihrab, que alternan decoración vegetal y geométrica en rojo, azul y tallados en resalte. / F.S.
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar

Publicidad

El subsuelo de la ciudad de Murcia sigue escondiendo tesoros. La última joya en salir a la luz ha sido un pequeño oratorio, con toda probabilidad el de uso privado de los residentes del Alcázar -precisamente ubicado donde hoy se erige la Iglesia-Museo de San Juan de Dios- que ha resultado ser un ejemplo único en la Región y que mantiene su alzado en el muro de la qibla y el del mihrab o nicho orientado hacia La Meca.

El arco del mihrab, lobulado, está decorado a base de dovelas con motivos vegetales y geométricos en azul, rojo y talladas y en resalte sin policromía, un elemento arquitectónico que recuerda al estilo de la Córdoba califal. La construcción, datada por los arqueólogos en el siglo XII-XIII, conserva además hasta cinco pilastras que, según opinan los arqueólogos, podrían ser los elementos de sustentación de la sala de rezos.

Esta magnífica joya arquitectónica de época islámica podrá visitarse pronto, ya que su hallazgo es el resultado de los trabajos de restauración de las fachadas de la Iglesia de San Juan de Dios y de la cuarta fase del proyecto de reforma y ampliación de la actual sede de la Consejería de Economía y Hacienda, y dada su importancia se ha optado por restaurarla y conservarla. Así, se recuperará la bóveda que cerraba el mihrab por su parte trasera, cuya parte baja se conserva con restos de policromía en tonos ocres, y se vaciará el arco, cegado en época posterior. Al parecer, el arco, que se encontró recubierto con yeso, sufrió una transformación en época almohade, ya que en esa época se consideraba que la decoración abundante perturbaba la religiosidad, apunta el arquitecto Félix Santiuste, responsable del proyecto. El acceso a esta puerta al pasado se realizará siguiendo el recorrido de visita del museo de San Juan de Dios.

En el magnífico sótano con el que la ciudad recupera parte de su historia perdida, se encuentran también restos de la muralla de la ciudad, en la parte que rodeaba el Alcázar mayor, así como un enterramiento o rawda (panteón) de carácter familiar y constituido por nueve sepulturas, tres de adultos, cuatro de niños y dos de recién nacidos, que en su mayoría se encontraban intactas y conservaban la maqabriyya -especie de lápida de sección triangular-, que aparecía pintada en ocre. Aunque se están realizando las pruebas de ADN, los arqueólogos especulan que podrían ser todos miembros de una misma familia, probablementela de un alto dignatario de la corte de la Murcia musulmana.

 
Vocento

Contactar | Publicidad |Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad |Master de Periodismo |Visitas a La Verdad

Canales RSS