Viernes, 2 de febrero de 2007
Registro Hemeroteca

en

SOCIEDAD

EDICIÓN IMPRESA

POR TODO EL PAÍS
La Región se sumó al apagón contra el cambio climático
Murcia, Lorca y Molina secudaron la iniciativa y apagaron sus luces Según Iberdrola, el consumo eléctrico bajó sólo nueve puntos en la capital
La Región se sumó al apagón  contra el cambio climático
LORCA. La plaza del Ayuntamiento apagó sus luces durante los cinco minutos de protesta. / P. ALONSO
Imprimir noticiaImprimirEnviar noticiaEnviar
El Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona, casi a oscuras. / EFE El Kursaal de San Sebastián, al fondo, totalmente apagado. / EFE El Palau de les Arts de Valencia, sin luz. / EFE Cuatro jóvenes con velas con la Alhambra de Granada al fondo. / EFE

Publicidad

Murcia, Lorca, Molina de Segura y Yecla secundaron ayer el apagón contra el cambio climático. En la capital, el Ayuntamiento quitó la luz de su fachada, en la Glorieta, y la Federación de Asociaciones de Vecinos, Consumidores y Usuarios de la Región de Murcia permaneció a oscuras y sus directivos en silencio en la puerta de la misma durante los cinco minutos de protesta. No obstante, la iniciativa no cuajó entre los vecinos de la capital ya que, según Iberdrola, a las 19.55 horas la ciudad consumía 1.223 megavatios de potencia, y a las 20.00 horas 1.214. Sólo nueve de diferencia. Cartagena, por contra, no se sumó a la iniciativa. En Lorca, cientos de vecinos apoyaron la Alianza por el Planeta, formada por ecologistas de todo el mundo, y apagaron su luz para hacer un llamamiento para que se tomen medidas urgentes.

El Ayuntamiento también se sumó a la iniciativa apagando la luz ornamental del monumento más emblemático del municipio, la Colegiata de San Patricio, considerado el segundo templo de la Región. A las 19.55 horas se apagaban sus luces, como también lo hicieron las de la Casa Consistorial y las de la Plaza de España, así como gran parte de las calles del casco antiguo de Lorca.

Algunas viviendas de la zona se sumaron a la iniciativa apagando las luces de sus ventanas. En la Corredera la Asociación de Comerciantes se sumó a la iniciativa. Muchos de los establecimientos se quedaron a oscuras mientras que sus trabajadores salían a la puerta. En la avenida de Juan Carlos I el movimiento de vehículos no cesó, aunque en el preciso momento en que el reloj marcaba la hora apuntada, muchas ventanas dejaban de ofrecer su luz.

Desde Alcaldía se aseguraba ayer que la iniciativa sería apoyada en la medida de lo posible, ya que apagar la iluminación ornamental de todos los edificios era «tarea difícil», ya que se necesitaba un técnico del servicio eléctrico para llevar a cabo la operación en cada lugar. La movilización fue muy aplaudida por todos. Muchos esperan que se repita y cuente con más adeptos. Molina de Segura también se sumó a la iniciativa contra el cambio climático y apagó 1.500 farolas del alumbrado público del centro del municipio.

 
Vocento

Contactar | Publicidad |Mapa web | Aviso legal | Política de privacidad |Master de Periodismo |Visitas a La Verdad

Canales RSS