Una práctica asumida en los centros concertados pero prohibida por la ley

La OCU ha realizado un estudio en toda España que demuestra que el 91% pide aportaciones obligatorias a las familias

F. C.MURCIA

Desde mensualidades de 12 euros al mes hasta cuotas de 250 euros, a los que hay que sumar otros 200 euros justificados como gastos diversos. Los padres que escolarizan a sus hijos en decenas de colegios concertados tienen que asumir facturas, siempre calificadas como voluntarias, que los sindicatos y la Federación de Asociaciones de Padres de Alumnos llevan décadas denunciando como un sistema de «doble financiación encubierta».

La organización de consumidores OCU realizó el pasado mayo una consulta en 165 colegios concertados (127 religiosos y 38 laicos) y 40 públicos de toda España, Murcia incluida, cuya información se recopiló para comparar precios. Colaboradores de la entidad de consumidores se hicieron pasar por padres que querían matricular a sus hijos en primero de Primaria. A los colaboradores de la OCU camuflados de padres que visitaron los centros «se les informó del pago obligatorio de algún tipo de cuota en el 91% de las escuelas concertadas. La ocultación de información no solo fue verbal, sino también por escrito», a través de los documentos que pidieron a todos los colegios. La Consejería de Educación insistió ayer en que «por el carácter gratuito de la enseñanza, los centros no pueden recibir cantidad alguna de las familias como contraprestación del servicio educativo que presta la Administración».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos