La pobreza energética afecta a más de 77.000 hogares en la Región

Un hogar en situación de pobreza energética./Guillermo Carrión / AGM
Un hogar en situación de pobreza energética. / Guillermo Carrión / AGM

Casi el 20% de las familias no pueden permitirse calentar su vivienda en invierno

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRAMurcia

Más de 77.000 hogares de la Región (16.000 de ellos en el municipio de Murcia) se encuentran en situación de pobreza energética, según un estudio de la Red de Lucha contra la Pobreza (EAPN) y la Universidad de Murcia presentado en la mañana de este jueves. Se considera que están bajo el umbral de la pobreza energética porque se ven obligados a destinar más del 10% de sus ingresos a pagar la factura de la luz. Pero hay más: casi el 19% de las familias de la Región (el 17% en el caso del municipio de Murcia), no pueden calentar convenientemente sus viviendas en invierno por no poder hacer frente al gasto que eso conlleva.

Según el estudio, el 47,9% de los hogares de la Región no son capaces de hacer frente a gastos imprevistos (desembolsos superiores a 650 euros por cualquier eventualidad), y el 48,7% no puede permitirse irse de vacaciones al menos una semana al año. El 3,9% ni siquiera puede llevar una dieta que incluya pollo, carne o pescado dos días a la semana.

Los autores del estudio 'Condiciones de vida y bienestar social de la población en riesgo de pobreza y exclusión de la Región de Murcia', que cuenta con financiación de la Consejería de Familia e Igualdad, han presentado los primeros resultados, que incluyen tanto datos regionales como, por primera vez, del municipio de Murcia. El objetivo es continuar analizando la situación por localidades. La investigación se centrará en los próximos meses en la comarca del Guadalentín.

A partir de las estadísticas del INE, el informe concluye que entre 2014 y 2016 se ha producido una significativa reducción de la población en riesgo de pobreza o exclusión en la Región. Así, si en 2014 eran 652.898 las personas que se encontraban en situación de vulnerabilidad, a cierre de 2016 la cifra se situaba en 503.738. "Es una disminución importante, de casi 150.000 personas", subrayó Antonio Losa, profesor del departamento de Economía Aplicada de la UMU e investigador principal del proyecto. Sin embargo, la Región sigue soportando niveles de pobreza notablemente superiores a los años anteriores a la crisis, y las desigualdades sociales se mantienen.

La vulnerabilidad afecta sobre todo a jóvenes con bajo nivel formativo, mayores de 45 años con trayectorias laborales inestables, a trabajadores inmigrantes y a hogares monoparentales. Además, el 32% de las personas en riesgo de pobreza tienen un empleo, lo que refleja la precarización del mercado laboral. Contar con un puesto de trabajo ya no es una protección segura frente a la pobreza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos