La Verdad

Piscina y fachada principal del Hotel Molino de Felipe.
Piscina y fachada principal del Hotel Molino de Felipe. / Diego Rosique

Descanso Jubilar

  • El Molino de Felipe se sitúa en Mula junto a la Vía Verde y dispone de dos habitaciones y tres apartamentos para turistas y peregrinos

Muebles con estilo para tu hogar

Hasta 70%

Renueva tu comedor con muebles de diseño

Hasta 70%

Calidad y diseño en ropa de hogar

Hasta 70%

Moda casual para hombre y niño

Hasta 70%

Diseño y calidad al mejor precio

Hasta 80%

Elige el cabecero que más se adapte a la decoración de tu habitación

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda clásica para hombre, mujer e infantil

Hasta 90%

Decora las ventanas de tu hogar con originales estores

Las mejores marcas a los mejores precios

Tus marcas favoritas en deportivas técnicas y casual

Las mejores marcas a los mejores precios

Relojes para hombre y mujer

Hasta 70%

Textil hogar de diseño y calidad

Las mejores marcas a los mejores precios

Marcas deportivas en relojes de pulsera

Hasta 70%

Moda clásica para hombre y mujer

Hasta 80%

Chaquetas de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calidad y diseño en tu hogar

Las mejores marcas a los mejores precios

Moda y complementos para hombre

Hasta 70%

¡Todas las botas a 21.00€! ¡No te lo pierdas!

Hasta 70%

Bolsos de piel made in Italy

Hasta 80%

Relojes con estilo para hombre y mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

Chaquetas y abrigos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

Calzado de original diseño para mujer

Las mejores marcas a los mejores precios

¡¡Todos a 49€!!

Hasta 70%

Moda urbana para hombre

Hasta 80%

Calzado y complementos de piel para hombre y mujer

Hasta 70%

El Hotel El Molino de Felipe no es muy grande. Ni falta que le hace. Dos habitaciones dobles y tres apartamentos con capacidad de hasta seis inquilinos forman este complejo de Mula pensado para el descanso y la desconexión del ritmo frenético diario.

Los clientes que suelen ocupar las estancias suelen venir de fuera de la Región, aunque son significativos los peregrinos que al llegar a Mula por la Vía Verde deciden hacer pase y pernocta en este bonito enclave de la huerta muleña. La piscina -para el verano-, la barbacoa, el gimnasio y varios espacios amplios para disfrutar del silencio forman las partes comunes, aunque la hospedería aconseja diferentes actividades culturales tanto en El Niño de Mula como en la propia ciudad, que dista de El Molino de Felipe unos treinta minutos de caminata a ritmo medio.

El hotel no tiene servicio de restaurante, aunque si son grupos los que acuden, previa reserva, se pueden encargar las viandas. De lo que sí dispone es de desayuno, en el que predominan las tostadas de pan artesanal que hace la familia Sánchez en horno de leña con harina procesada en el viejo molino que da nombre al hotel. De hecho, es una de las actividades más o menos programadas disponibles para los visitantes; ver cómo se hace o hacía la harina en molino tradicional.

El corte rural de las dependencias convive con la elegancia y sencillez de un hotel actual. La cercanía con la Vía Verde lo convierte en una buena referencia para hacer una parada técnica en mitad del camino en el Año Jubilar recién estrenado y esta misma ubicación es aprovechada por los deportistas y senderistas para hacer algunas rutas por la zona.

El Molino de Felipe recibe a una gran cantidad de turistas de fuera de Murcia e incluso de España. Estoy seguro de que este 2017 será el de la ocupación murciana.