Piden considerar «autoridad» a los socorristas

«Siempre hay alguno que hace caso omiso a nuestras indicaciones, pero nosotros no podemos obligar a nadie a que no se meta en el agua cuando está ondeando la bandera roja. Por eso no estaría mal que los socorristas tuvieran la consideración de autoridad, con lo que podrían sancionar a este tipo de usuarios irresponsables», propone Pedro Hernández, jefe del servicio en Mazarrón. En la actualidad, el socorrista solo puede informar y aconsejar y, si el bañista hace caso omiso a sus indicaciones, el procedimiento es llamar a las autoridades para que sancionen, si procede, a los bañistas en cuestión».

A pesar de que Hernández aprecia en los últimos años «más concienciación por parte de los usuarios», los socorristas de la playa de El Pedrucho, en La Manga, tuvieron que llamar esta semana a la Policía Local de San Javier porque un bañista se había metido al agua a nadar y pegaba alegres brazadas en un mar rizado sobre el que ondeaba la bandera roja. Al parecer, el despistado bañista «no había oído el silbato» y solo fue apercibido por los agentes, que le informaron de las sanciones (de hasta 3.000 euros) que conllevan estas conductas, tipificadas como «muy graves» en la ordenanza del Ayuntamiento de San Javier. Los que sí fueron multados el viernes en La Manga, en el término municipal de Cartagena, fueron dos bañistas extranjeros que también se metieron en el agua con bandera roja... y que no se libraron de la 'receta'. En este caso, y según la ordenanza del Ayuntamiento de Cartagena, por importe de entre 750 y 1.500 euros.

Fotos

Vídeos