Piden cinco años de cárcel para el acusado de estafar a 78 clientes con ofertas de tarifa plana

Palacio de Justicia de la Región de Murcia / Nacho García / AGM

El procesado ofrecía la venta de minutos de telefonía móvil al precio más económico del mercado, sin necesidad de cambiar de operador

EFEMurcia

El fiscal pide cinco años de prisión para Ricardo G.R., un hombre que va a ser juzgado este miércoles en la Audiencia Provincial de Murcia acusado de estafar a 78 clientes que confiaron en él en la oferta de tarifa plana que les ofreció.

Las conclusiones provisionales de la fiscalía reclaman también a la Sala que sea condenado a indemnizar a los perjudicados con las sumas presuntamente estafadas, que en algún caso superó los 16.500 euros.

Dice el ministerio público que el acusado, como administrador único de la empresa Keramis Networds Updates, creó a finales de 2007 un producto llamado 'Keratell', que consistía en la venta de minutos de telefonía móvil con la tarifa plana más baja del mercado, sin necesidad de cambiar de operador ni obligación de permanencia.

Ello se articulaba -añade el fiscal- mediante un cambio en la titularidad de las líneas de teléfono, que pasaban del contratante a la citada empresa, que a partir de ese momento afrontaría todos los pagos a realizar a la operadora, Movistar o Vodafone, y el establecimiento de una tarifa mensual.

El contratante pagaría una tarifa mensual, diferente según las condiciones contratadas, que pagaría mediante un renting o préstamo que concedía el BBVA, para el caso de empresas, o Unoe-Bank para el caso de particulares, durante 24 o 36 meses.

Señala también la acusación estatal que «nada más efectuarse la contratación, las entidades de ahorro ingresaban la cantidad total del préstamo en la cuenta bancaria de la sociedad del acusado, de la que este disponía, apropiándose de las cantidades en su exclusivo beneficio».

Las conclusiones provisionales recogen así mismo que «en unos casos, no llegaba a realizar el cambio de titularidad de las líneas de teléfono, y en otros, no hacía frente a los pagos debidos a las operadoras, por lo que las líneas o bien las tenían que seguir pagando los contratantes o eran cortadas en escasos dos meses».

Fotos

Vídeos