Piden 10 años al sospechoso de querer defenestrar a su esposa

Eduardo López, el 'héroe de Cieza', tras su intervención./Nacho García / AGM
Eduardo López, el 'héroe de Cieza', tras su intervención. / Nacho García / AGM

El acusado, Khalid G., no logró el supuesto objetivo de acabar con la vida de su esposa porque un experto en kárate se lo impidió

LA VERDADMURCIA

El marroquí Khalid G. se sentará el viernes en el banquillo de la Audiencia Provincial acusado de golpear y tratar de matar a su mujer en septiembre de 2016 en la vivienda que ambos compartían en Cieza. El acusado no logró cumplir su presunto objetivo gracias a la intervención de Eduardo López, un experto en kárate de la localidad, que no dudó en actuar al observar el ataque. «Con la violencia machista no se puede mirar hacia otro lado», recalcó el 'héroe de Cieza' en un acto de reconocimiento que recibió poco después del suceso.

Los hechos que serán juzgados a final de semana en el Palacio de Justicia de Murcia ocurrieron el 6 de septiembre de 2016 en la casa que la pareja compartía en la Avenida Juan XXIII de Cieza. Según recoge la Fiscalía en su escrito de conclusiones provisionales, en torno a las 20.20 horas Khalid G. inició una discusión con su esposa, también de nacionalidad marroquí, e intentó agredirla. En ese momento, medió la hermana de la víctima, que supuestamente recibió varios golpes por parte del procesado.

Poco después, la mujer del acusado logró salir al balcón de la casa con su hija, menor de edad, en brazos, siendo perseguida por Khalid. El Ministerio Público sostiene que, en ese momento, con el presunto ánimo de acabar con la vida de su esposa, le dio un golpe en la cara, la agarró y la empujó con una mano contra la barandilla de manera que la mitad del cuerpo de la mujer quedaba suspendido en el aire, fuera de la barandilla, «con evidente riesgo para su vida».

Mientras, sostiene el fiscal, la siguió golpeando, no logrando su objetivo gracias a la intervención de Eduardo López, quien, al observar desde la calle lo que ocurría, subió a la casa y redujo al sospechoso. «Acababa de dar una clase, aproveché el cambio de turno para salir a tomar el aire y empecé a escuchar unos gritos espantosos. Miré hacia arriba y vi en un balcón a una mujer que tenía a su bebé en brazos; un hombre la estaba agrediendo», explicó el instructor de defensa personal policial y entrenador del Centro de Artes Marciales y Centro Deportivo-Escuela Kiai. «Le pegó un puñetazo, volvió a pegarle y al tercero no me lo pensé».

Khalid G., que se encuentra en prisión preventiva desde aquel día, afronta una petición de pena, por parte del Ministerio Público, de diez años de cárcel por un presunta tentativa de homicidio y otro de malos tratos. Además, la Fiscalía reclama que se le impida acercarse a su mujer ocho años más que la pena de prisión impuesta.

Al contrario, la letrada de la defensa de Khalid G., Lucía Arias, calificó directamente de «invención» que su cliente tratara de tirar a su mujer por el balcón. «La propia esposa, la cuñada y una amiga que estaban en la casa lo han negado, como también otros testigos. Hubo una discusión y se puede discutir si existen lesiones leves, pero en absoluto hubo un intento de homicidio».

Fotos

Vídeos