Más de 170 personas han necesitado atención sanitaria por el calor en lo que va de verano

Un hombre se refresca, ayer, en una fuente de Murcia, donde las máximas superaron los 40 grados.Gráfico
Un hombre se refresca, ayer, en una fuente de Murcia, donde las máximas superaron los 40 grados. / Edu Botella / AGM

Un niño de 13 años y un hombre de 64 ingresaron en el hospital con síntomas graves de hipertermia

Javier Pérez Parra
JAVIER PÉREZ PARRAMurcia

El intenso calor que azota la Región este verano, con termómetros por encima de los 40 grados y noches sofocantes, está pasando factura a la salud. 176 personas han necesitado atención sanitaria durante los meses de junio y julio por síntomas relacionados con las altas temperaturas, según datos facilitados por la Dirección General de Salud Pública. La mayor parte de estos pacientes sufrieron lipotimias, calambres, mareos y otros síntomas leves. Solo en dos casos se requirió ingreso hospitalario: un niño de 13 años de Torre Pacheco fue atendido en Los Arcos el 16 de junio, y un hombre de 64 años fue trasladado al Morales Meseguer. Los dos fueron dados de alta tras superar los síntomas de hipertermia severa.

Además, los servicios de urgencias y emergencias del 061 atendieron en Archena a un operario de 39 años que trabajaba a pleno sol el 17 de junio. Fue asistido en el centro de salud, sin que requiriese traslado al hospital. «De momento no estamos teniendo casos de golpe de calor tan graves como en veranos anteriores. El año pasado falleció una persona, y en 2015, dos», recuerda José Carlos Vicente, director general de Salud Pública.

Evite la exposición directa al sol,
especialmente durante las horas centrales del día y de manera prolongada.
Beba líquidos y coma fruta y verduras con frecuencia
En el caso de los niños y personas mayores, hay que asegurarse de que beben agua. Las personas mayores tienden a perder la sensación de sed, lo que puede favorecer la deshidratación. Además, el intenso calor puede afectar negativamente a los ancianos que sufren enfermedades crónicas.
En caso de que esté tomando algún medicamento,
o si nota síntomas no habituales o que le hagan preocuparse, consulte a su médico, enfermero o farmacéutico.
No practique deporte en las horas centrales del día
ni en las jornadas de calor más intenso.
Evite el alcohol, las grasas y comidas copiosas
También el té, café o bebidas azucaradas. Haga comidas ligeras a base de ensaladas, frutas, verduras, gazpachos o zumos que le ayuden a reponer las sales perdidas por el sudor.
Si trabaja a pleno sol, evite las horas de más calor y haga descansos periódicos para ponerse a la sombra y beber agua
Lleve ropa suelta, de tejidos que permitan la transpiración como el algodón, y de colores claros. Utilice un calzado fresco, cómodo y que transpire.
Sepa identificar a tiempo los síntomas del golpe de calor, que puede ser muy peligroso e incluso provocar la muerte
Se produce cuando la temperatura corporal supera los 40 grados (habitualmente se sitúa entre los 36,5 a 37). Los síntomas van de la sequedad y piel roja al pulso rápido, dolor intenso de cabeza, náuseas, somnolencia, sed intensa, convulsiones, confusión y pérdida de conciencia.
¿Qué hacer ante un golpe de calor?
Llame al 112 y mientras espera a los servicios de Urgencias coloque al paciente en un sitio fresco. Aplique paños de agua fresca.

Sin embargo, no se puede bajar la guardia. Los termómetros llegaron ayer a los 41,3 grados en Murcia, con mínimas de casi 25. También en otras localidades del interior, como Archena y Cieza, se llegó a los 40. Para hoy, la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) prevé que de nuevo se llegue a los 40 grados en Murcia, con una mínima de 25 grados en la capital regional y de 26 en Cartagena. «Son temperaturas de riesgo para la salud, sobre todo cuando se encadenan durante varios días», advierte José Carlos Vicente. Por ello, Salud Pública mantiene activada la alerta naranja, que pasará a roja si en los próximos días los termómetros siguen sin bajar de los 23 de mínima y los 34 de máxima. Dormir mal y sufrir unas elevadas temperaturas nocturnas es especialmente perjudicial para la salud, recuerda José Carlos Vicente.

Salud Pública mantiene la alerta naranja para hoy. Los termómetros seguirán rondando los 40 de máxima y 25 de mínima

Una persona falleció el año pasado por efecto de las altas temperaturas. En 2015 hubo dos muertes

En concreto, la alerta naranja de Salud Pública se activa cuando, como ocurre esta semana, las temperaturas superan los 34 de máxima y los 23 de mínima durante más de dos días. A partir del cuarto día, la alerta pasa de naranja a roja. Hay que tener en cuenta que esta escala de Salud Pública es independiente de las alertas que emite Protección Civil por olas de calor.

Niños y personas mayores son especialmente vulnerables, como demuestran los casos más graves atendidos hasta el momento en la Región: un niño de 13 años de Torre Pacheco y un hombre de 64 en Murcia. También quienes trabajan a pleno sol, en los sectores de la construcción y la agricultura, constituyen un grupo de riesgo.

Víctimas mortales

El verano pasado, un anciano de 82 años falleció en Murcia tras sufrir un golpe de calor. Cayó desplomado en plena calle a las tres y media de la tarde, en una jornada en la que se sobrepasaron los 40 grados de máxima. En 2015, los fallecidos fueron dos. Uno de ellos, de 51 años, fue encontrado inconsciente en una calle de Lorca, sin que los médicos pudiesen hacer nada por su vida. La segunda víctima, un varón de 55 años, murió tras haber estado enluciendo a pleno sol la pared de una nave en Cabezo de Torres.

En este sentido, el director general de Salud Pública subraya que, pese a las altas temperaturas, de momento el balance es más positivo que en veranos anteriores. Mientras se mantenga este intenso calor deben extremarse las precauciones en el cuidado de niños y personas mayores, asegurándose de que están convenientemente hidratados y evitando que queden expuestos al sol en las horas centrales del día.

También deben tomar precauciones quienes trabajan en la construcción y la agricultura o desempeñan cualquier labor a pleno sol. Deben adaptar sus horarios y descansos a la situación térmica para evitar golpes de calor. Lo mismo deben hacer quienes practican ejercicio físico, evitando las horas de más bochorno del día.

Más

Fotos

Vídeos