El humor sexista será motivo de denuncia en la Universidad de Murcia

Fachada de la Universidad de Murcia./G. Carrión/ AGM
Fachada de la Universidad de Murcia. / G. Carrión/ AGM

La institución aprueba un protocolo que establece las conductas que son denunciables y que garantiza asesoramiento especializado a víctimas

JORGE GARCÍA BADÍA y FUENSANTA CARRERESMurcia

Utilizar humor sexista es una de las conductas que está tipificada como acoso sexista verbal dentro del protocolo que ha aprobado la Universidad de Murcia (UMU) para la prevención, detección y actuación frente a casos de acoso por razón de sexo, por orientación sexual e identidad y expresión de género. El documento, al que ha tenido acceso 'La Verdad', prevé la creación de una Comisión de Investigación y Detención de Conductas Constitutivas de Acoso Sexual que se encargará de emitir un informe de cada caso denunciado, en un plazo máximo de 21 días, para que el Rectorado decida si debe incoar un procedimiento sancionador.

Este reglamento aclara que en los casos más graves se podrán adoptar medidas cautelares, y advierte de que si concurren «indicios suficientes de delito, el Área de la Inspección de Servicios dará traslado al Ministerio Fiscal de toda la información de que se disponga sobre los hechos expuestos, acompañando las actuaciones realizadas, sin perjuicio de la continuación del procedimiento establecido en el presente protocolo». La citada comisión estará integrada por tres personas en representación de la Inspección de Servicios, el Servicio de Prevención y la Unidad para la Igualdad entre Mujeres y Hombres (UIMH).

La directora de la UIMH, Eva María Rubio, subrayó ayer que se trata de «un documento histórico para la Universidad de Murcia». Entre otros motivos, porque quedan definidas pormenorizadamente las conductas que son constitutivas de sanción. Valga como ejemplo el apartado de acoso sexual: tocamientos, roces, palmadas, pellizcos, comentarios insinuantes, miradas, gestos de carácter sexual que incomoden...

Podrá ser denunciado el humor sexista y no usar el pronombre apropiado con una persona 'trans'

También puntualiza que las bromas ofensivas, mostrar material que resulte humillante por su carácter sexista, los gestos lascivos y las invitaciones reiteradas a iniciar una relación sexual a pesar del rechazo manifiesto son conductas propias de acoso sexual ambiental, porque generan «un entorno intimidatorio, degradante u ofensivo para la persona que es objeto del mismo».

Eva María Rubio, directora de la Unidad para la Igualdad.
Eva María Rubio, directora de la Unidad para la Igualdad. / F.M.

El protocolo divide el acoso por razón de sexo en tres tipos: verbal (utilizar humor sexista, encargar tareas sin sentido o asignar una persona a un lugar de trabajo de responsabilidad inferior a su capacidad, únicamente por su sexo); no verbal (sabotear el trabajo) y físico (arrinconar). También considera acoso por orientación sexual acciones como «ridiculizar a la persona» por su condición.

La institución ha tenido en cuenta numerosos principios normativos a nivel internacional, nacional y regional a la hora de redactar el protocolo, así como las demandas del colectivo LGTBIQ+ (lesbianas, gais, bisexuales, transexuales, transgénero e intersexuales). Prueba de ello es el apartado de acoso por expresión o identidad de género, donde se advierte de que será denunciable «negarse a nombrar a una persona 'trans' como requiere o utilizar deliberadamente artículos o pronombres no correspondientes al género con el que se identifique», incluso «expulsar o cuestionar a las personas con expresiones o identidades de género no normativas por estar en un baño/vestuario determinado».

Asimismo, será denunciable el humor tránsfobo, intérfobo, homófobo, lesbófobo o bífobo.«Este documento es necesario para que la institución actúe de forma rápida y eficaz ante estas denuncias y es importante porque aporta claridad sobre las medidas y actuaciones a adoptar», defendió Rubio. Para agilizar la respuesta de la UMU ante posibles casos de acoso, el protocolo incluye un formulario tipo de denuncia que podrá presentarse vía e-mail o en el registro general de la universidad, y que podrá rellenar tanto la víctima como cualquier miembro de la comunidad universitaria que tenga conocimiento de una situación así. «Cuando la denuncia se realice verbalmente, se redactará un acta que será firmada por quien presente la queja y quien dirija la UIMH», aclara el documento.

Contratas y autónomos

Y a lo largo de todo el proceso de tramitación del expediente se «garantizará» a la víctima asesoramiento especializado. El contenido de este protocolo no solo afecta a alumnos, Personal de Administración y Servicios (PAS) y Personal Docente e Investigador (PDI), también a empleados de contratas o subcontratas y autónomos vinculados con la institución por un contrato de prestación de obra o servicio. El régimen de sanciones que se aplicará será el de los estatutos del empleado público y los trabajadores, la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social y los convenios laborales aplicables.

Guías y cursos contra las malas conductas

El protocolo de la Universidad de Murcia (UMU) para la prevención, detección y actuación frente a casos de acoso por razón de sexo, por orientación sexual e identidad y expresión de género, contempla la puesta en marcha de «medidas preventivas» contra este tipo de conductas. La UMU publicará una guía que «aborde con claridad los criterios de detección» de los casos de acoso. También se elaborarán planes de formación en esta materia, ofertando seminarios y cursos. Además, la institución realizará estadísticas, estudios e investigaciones «como herramientas de diagnóstico de estos comportamientos», y velará para que los materiales docentes «no contengan estereotipos sexistas».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos