La patronal calcula que unos 18.000 negocios tuvieron que bajar la persiana por la recesión

A. N. MURCIA

El presidente de la Confederación Regional de Organizaciones Empresariales de Murcia (Croem), José María Albarracín, aplaudió ayer esta nueva iniciativa que, remarcó, se ha puesto en marcha «en un tiempo récord». El Plan Renace, explicó, surge de la inquietud de la propia patronal, que le transmitió recientemente al consejero de Empleo, Universidades y Empresa, Juan Hernández, el problema de los emprendedores que habían quedado atrás en estos años de recesión y este «lo tomó en consideración como medida urgente».

Albarracín hizo hincapié en que este nuevo programa, en el que suman esfuerzos casi una veintena de organismos, beneficiará a «empresarios que, desgraciadamente, durante la crisis tuvieron que desaparecer forzados por la situación económica y a emprendedores que puedan reiniciar una labor de creación de riqueza y empleo». El presidente de Croem mostró su deseo de que el programa, que cuenta con «dotaciones económicas no excesivamente altas, dé resultados y permita alcanzar, antes del año 2020, el objetivo de 620.000 ocupados en la Región que se marcó en el Plan de Empleo de Calidad, que echó a andar este año.

Albarracín precisó que en la Región desaparecieron alrededor de 18.000 empresas durante la crisis económica y que el plan espera que 10.000 de ellas puedan recuperar su actividad. «Es muy importante que esas 10.000 que puedan renacer tengan la posibilidad de crear su propio empleo», incidió.

Fotos

Vídeos