Pasan los presidentes y siguen los problemas

La pinza que formaron Zaplana y Camps con Valcárcel deja paso a la nueva alianza del socialista Ximo Puig con López Miras

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

Los intereses que comparten la Región de Murcia y la Comunidad Valenciana van más allá de los presidentes y de los partidos de turno. Eduardo Zaplana y Francisco Camps hicieron causa común con Ramón Luis Valcárcel -principalmente en torno al agua- e instauraron además unos encuentros periódicos a los que eran convocados todos los altos cargos populares. Alternaban en San Pedro del Pinatar y Torrevieja alrededor del 'Pacífico Club Marítimo Político Veraniego', como lo denominaron los anfitriones. Aquellos almuerzos decayeron con la misma velocidad con la que se apagaban las estelas políticas de sus protagonistas, aunque se mantuvo el tono institucional.

La llegada del socialista Ximo Puig a la presidencia de la Generalitat revalidó los contactos para la defensa de los intereses comunes. El mandatario valenciano visitó Murcia hace justo dos años para reunirse con Pedro Antonio Sánchez. Ayer, su sucesor, Fernando López Miras, le devolvió la visita con una cumbre celebrada en Alicante, la primera de estas características entre ambos presidentes.

Ximo Puig destacó «la complicidad» entre ambos territorios que les induce a trabajar juntos. Apuntó que hay 62.000 murcianos residentes en la Comunidad Valenciana, y otros tantos a la inversa. «Existen relaciones intensas. Murcia es la segunda región a la que más productos compramos», indicó. Fernando López Miras puso el acento en que es posible entenderse con independencia del color político. Añadió que defenderá ante la cúpula del PP de Madrid los acuerdos firmados ayer con Ximo Puig. No hay sorpresas. Son los asuntos de siempre: agua, financiación e infraestructuras. Aunque con algunos matices, ya que la Comunidad Valenciana está mucho mejor pertrechada de infraestructuras de transportes. No obstante, el frente común es básico para reivindicar con mayor empuje, sobre todo con el agua y la financiación autonómica.

Ambos presidentes han reconstruido el bloque reivindicativo ante la falta de resultados de la Conferencia de Presidentes del año pasado que apostó por la financiación. Puig se enfrentó a su compañero García-Page; mientras que López Miras se comprometió a defender el acuerdo ante la dirección nacional de su partido. «Será receptiva porque es una cuestión de igualdad y justicia», manifestó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos