Una pareja afronta 57 años acusada de prostituir a menores en sus clubes

El principal acusado y su pareja acudieron con un carrito de bebé. /J. C.
El principal acusado y su pareja acudieron con un carrito de bebé. / J. C.

Felipe V. y su novia supuestamente contactaron con seis adolescentes para que ofrecieran servicios sexuales en sus locales

LA VERDADMURCIA

Una pareja afronta una petición de pena de más de medio siglo de cárcel acusada de prostituir a menores de edad -a sabiendas de que lo eran- en sus clubes de alterne de Murcia y Santomera. La Fiscalía pide hasta 39 años de prisión para Felipe V., que dirigía los locales El Glamour, en la capital murciana y El Bombón, en Santomera; y otros 18 años para su compañera sentimental, Lorena P., que supuestamente le ayudaba en esa labor. Además, reclama que se le impongan, a cada uno, otros diez años de libertad vigilada y varias multas.

Según explica el Ministerio Público, en su escrito de conclusiones provisionales, los dos locales eran del tipo barra americana y en ellos ejercían la prostitución numerosas mujeres, muy jóvenes. Felipe V. desarrollaba supuestamente toda la actividad, sirviendo y cobrando las copas que consumían los clientes, así como los servicios sexuales que prestaban las chicas, además de captando a las mujeres a través de las redes sociales o anuncios en periódicos digitales. A partir de 2015, según el fiscal, su novia, encargada del club El Glamour, le ayudaba con esta labor.

De esta forma, ambos contactaron supuestamente con seis adolescentes, de entre 16 y 17 años, para ofrecerles trabajo en sus clubes. Una vez en el local, les explicaban que el trabajo era alternar con los clientes, aceptando las invitaciones a consumiciones a cambio de favores sexuales. Los precios de las copas oscilaban entre los 10 y los 30 euros. El importe íntegro de la primera copa era para la chica y las sucesivas eran la mitad para la mujer y el otro 50% para Felipe V. En el caso de los servicios sexuales, sostiene el fiscal, las tarifas eran de 50 euros por media hora. En ese caso, la mujer se quedaba con 30 euros y el principal procesado, con los otros 20 euros. Ninguna de las mujeres que trabajaban en este local estaban supuestamente dadas de alta.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos