«Parecía una escena de ‘Titanic’»

Juan Francisco, con la compra que pudo hacer durante la reapertura limitada de las tiendas./LV
Juan Francisco, con la compra que pudo hacer durante la reapertura limitada de las tiendas. / LV

Una pareja de murcianos residentes en Houston sufre el paso del huracán 'Harvey': «Ha sido un desastre»

Pedro Navarro
PEDRO NAVARRO

Una isla de ladrillo y hormigón. En eso se convirtió el edificio en el que viven Juan Francisco Carreras y su pareja, Isabel Gómez, ambos murcianos, durante el paso del huracán ‘Harvey’ por la que es desde hace ya dos años su ciudad: Houston. Este molinense de 32 años, educador de la asociación murciana Astrade y maestro de apoyo de alumnos con necesidades especiales en un colegio público de Texas, tiene la certeza de que la ciudad estadounidense se ha enfrentado a un desastre de «dimensiones épicas».

«Todo empezó en la madrugada del viernes al sábado. Creíamos que llovía de una manera más o menos normal, hasta que empezamos a oír las alarmas de los coches y nos dimos cuenta que el agua empezaba a cubrirlos: el río Bayou de había desbordado», relata ‘Carre’, como le conocen sus amigos. A partir de ese momento comenzó un encierro forzoso de cerca de dos días, salpicado de escenas propias de una película ‘hollywoodiense’ de catástrofes.

Calles anegadas por el agua.
Calles anegadas por el agua. / LV

«Nos pusimos enseguida a ayudar a los vecinos a salvar del agua a sus objetos de valor, sobre todo a los del primero, ya que a algunos el agua les llegaba por el pecho; todo flotaba, esto parecía una escena de ‘Titanic’», comenta. Pero si no era suficiente, una vecina asiática se puso de parto. «Aquí todos como locos sacando gasas, y alcohol; no había electricidad y utilizamos hornillos para hervir los utensilios improvisados».

Una vecina se puso de parto, «y nos pusimos todos como locos buscando gasas y alcohol; no había luz»

Al cabo de unas horas, comenzaron a llegar los helicópteros de rescate para sacar a la gente que aguardaba sobre coches y tejados; después las balsas de ‘rafting’. «Nuestra evacuación no era prioritaria, porque vivimos en un tercero y además teníamos provisiones». Tuvieron que armarse de paciencia y esperar. «Pasamos tiempo con los vecinos y jugamos al Monopoly. Nos nos quedaba otra que reírnos».

Finalmente, el domingo, cuando al agua bajó un poco el agua, se echaron a la calle, siempre con el bañador puesto, y cruzaron a casa de una vecina que sí tenía luz, «por lo menos para guardar la comida y cocinarnos algo. Ha sido un desastre, muchos compañeros han perdido su vivienda y se han tenido que refugiar donde han podido». A esto se une ahora el problema de los saqueos y el pillaje, aprovechando la gran cantidad de inmuebles vacíos. «Tenemos toque de queda entre la medianoche y las 6 de la mañana».

Viendo el panorama, y que las clases han queda suspendidas hasta el martes, ‘Carre’ e Isabel han optado por poner al mal tiempo buena cara y, de paso, poner la venda antes de una nueva herida. «Nos vamos a Nuevo México, para aprovechar las ‘minivacaciones’». La tormenta tropical se dirige a Lousiana, ellos ya se encuentran en ruta siguiendo el camino opuesto.

Fotos

Vídeos