El Pacto del Agua propone crear un banco nacional y unificar el recibo de los hogares

El Pacto del Agua propone crear un banco nacional y unificar el recibo de los hogaresGráfico

El Gobierno regional presenta un borrador a los grupos políticos con nuevos trasvases y más desalación para mantener los regadíos

Manuel Buitrago
MANUEL BUITRAGO

La creación de un banco o fondo nacional único de agua que gestione el intercambio de caudales, con nuevos mecanismos financieros y tarifarios, es una de las propuestas novedosas recogidas en el borrador del Pacto Regional del Agua que el Ejecutivo autónomo ha entregado a los partidos políticos. Espera recabar el apoyo necesario para la firma de este documento después de un largo periodo de debate y estudio, en el que se apuesta por nuevas interconexiones entre cuencas, el mantenimiento de los regadíos actuales, y el aumento de la producción de agua desalada con una tarifa única.

El abastecimiento urbano y los suministros industriales, indica, están bien atendidos por la Mancomunidad de Canales del Taibilla. En el Pacto se propone, no obstante, unificar las tarifas en baja (a nivel municipal) con los cambios legislativos que sean necesarios mediante la creación de un observatorio de precios. El consejero de Agricultura, Francisco Jódar, explicó que existen desigualdades en los recibos municipales, aunque todos los ayuntamientos pagan lo mismo por el agua a la Mancomunidad. Cree que hay que trabajar en esa línea, sobre todo porque en Murcia se paga el agua más cara de España. Se trata, si es posible, de establecer unos criterios similares para equilibrar el precio que pagan los consumidores. Existe una tarifa unificada de suministro en alta, que depende de la Mancomunidad, y el borrador considera deseable que se haga lo mismo en el siguiente escalón, el de los recibos que pagan los hogares.

El documento considera «urgente» alcanzar un Pacto Nacional del Agua que recoja soluciones definitivas para todas las cuencas. El borrador subraya que «no existen dudas sobre la existencia de un grave déficit hídrico de carácter estructural», e indica que «la utilización de todos los recursos hídricos convencionales y no convencionales, tanto propios como trasvasados, han alcanzado ya sus límites posibles, y no solo admiten ampliación, sino que además tendrá que ser eliminada la actual sobreexplotación de acuíferos». Plantea 23 puntos y un anexo con todas las sugerencias aportadas por el Sindicato Central de Regantes del Acueducto Tajo-Segura (Scrats), entre ellas la necesidad de aportaciones externas de 500 hectómetros anuales, y la regulación de las cesiones de derechos.

El documento indica que la cuenca del Segura ha llegado al límite y hay que trasvasar más

Propone poner a tope las desaladoras y construir otras, con una tarifa única y subvencionada

Apuesta asimismo por la validez del Memorándum del Tajo y el mantenimiento del acueducto, así como de las transferencias entre el Negratín y el Almanzora. El Gobierno regional cree que un pacto a nivel autonómico puede servir para acercar posiciones en el conjunto del país.

Centra el problema en la precariedad de los regadíos y la actividad agroalimentaria asociada, que es estratégica para la Región. Recuerda que se han realizado importantes esfuerzos de modernización «por lo que el margen de ahorro es hoy muy reducido». En este punto, recalca que no se prevén aumentos de las superficies de riego en el futuro.

Advierte que la escasez actual experimentada por las zonas regables del trasvase y de la cuenca del Segura «ha de ser considerada como estructural y no asociada a la variabilidad climática ordinaria». El único recurso propio susceptible de ampliación es el de las aguas marinas desaladas, bien mediante la ampliación de las plantas existentes o mediante la instalación de nuevas. Apunta, no obstante, que este recurso «plantea hoy problemas ambientales y costes económicos que impiden su expansión ilimitada, para lo cual se hacen estrictamente necesarias las transferencias desde otras cuencas».

El borrador propone igualmente acabar con la sobreexplotación generalizada de acuíferos, que considera «incompatible con la normativa española y comunitaria, que, en ocasiones, degrada la calidad del agua bombeada pudiendo generar importantes externalidades ambientales, como la degradación de suelos o el problema del Mar Menor».

La diputada regional de Podemos, María Giménez, advirtió de que el Pacto Regional del Agua apuesta por herramientas «inviables». Cree que lo que intenta el PP es que el resto de partidos «asuman sus postulados sin abrir el debate a más sectores que a los suyos». Rechaza que haya nuevos trasvases y apunta que el único beneficiario de estas medidas es el Sindicato de Regantes del Tajo-Segura. Podemos se descolgó del grupo de trabajo del Pacto del Agua.

Más

Fotos

Vídeos