Pablo González y su apuesta por el servicio de sala

Pablo González, durante su ponencia. / Javier Carrión / AGM

El único chef murciano con estrella Michelin homenajea «a todos los camareros de la Región y a todos los chavales que quieren serlo algún día»

Marta Semitiel
MARTA SEMITIELMurcia

Pablo González, el único murciano con estrella Michelín, acude de nuevo a Murcia Gastronómica. En esta ocasión, su ponencia quiere homenajear “a todos los camareros de la Región y a todos los chavales que quieren serlo". En Cabaña Buenavista, su restaurante, se han “empecinado en que nuestra gente de sala se sienta orgullosa de decir que son camareros. Yo no creo que todo el mundo valga para ser camarero, es algo que desgraciadamente no se puede aprender, te lo tienen que enseñar en casa. Hay una serie de valores y de códigos que si no te los han inculcado en casa, no se adquieren”, destacó el chef.

En Cabaña Buenavista trabajan con un módulo central en el que preparan y emplatan sus creaciones, una barra que se desintegra en función de las necesidades del servicio de sala. Esta forma novedosa de entender el servicio es una de las grandes apuestas del restaurante del murciano.

En su ponencia, el chef elaboró varios aperitivos innovadores, entre los que destacó la salmuera de ciervo en aceite de anchoa. “La salmuera es un producto murciano del que debemos sentirnos muy orgullosos, pero lo divertido de este pincho es que parece una anchoa auténtica”, destacó González. Otra de las creaciones que trajo a Murcia Gastronómica fue un bocado de bogavante sobre piel de salmón.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos