Vecinos y ecologistas exigen que las obras de regeneración de Portmán no afecten a la salud

Denuncian «los graves impactos en la calidad del aire» provocados por los movimientos de tierras

LA VERDADLA UNIÓN

Los representantes de las organizaciones vecinales, sociales y ecologistas presentes en la visita a la Bahía de Portmán de la Ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, le entregaron en mano el escrito que días antes habían remitido a la directora general de Sostenibilidad de la Costa y el Mar, Raquel Orts, del que también se remitió copia al alcalde de La Unión, y a los directores generales de Medio Ambiente y de Puertos, de la Comunidad. En el escrito, las organizaciones denuncian «los graves impactos que se están produciendo en la calidad del aire, provocados por los movimientos de tierras y el insuficiente riego de las mismas, que generan un problema grave de dispersión de polvo por los frecuentes vientos en la bahía, que afectan negativamente al pueblo de Portmán, a sus vecinos y a la vegetación del entorno».

Aunque el polvo en suspensión proceda de las zonas que han sido «inertizadas, representa un riesgo para la salud de la población, especialmente por las partículas en suspensión PM10 y PM2,5, y también por la probabilidad de movilizar partículas con metales pesados», mantienen las mismas fuentes. Este es un resultado negativo de las obras previsto por la Declaración de Impacto Ambiental, que obliga, como medida preventiva, al riego de las superficies de obra, y al control y seguimiento de la calidad del aire y de la contaminación atmosférica.

Sin embargo, las medidas tomadas por la empresa «han sido totalmente insuficientes, limitadas a riegos muy parciales y esporádicos que no cubren la superficie de las zonas de trabajo, lo que ha provocado episodios intolerables de auténticas nubes de polvo» sobre las casas y los vecinos de Portmán, especialmente con los vientos de este último mes.

Afirman que solo se han intensificado los riegos en los días precedentes a la visita de la ministra, que pudo realizar el acto «sin sufrir este problema, mientras dos cubas regaban continuamente la superficie de trabajo», concluyen los afectados.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos