Una tubería suspendida en el aire podría dejar sin agua a mil regantes de El Porvenir

La conducción está desprotegida desde que la gota fría del año pasado dañó un ramblizo

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

Una obra supuestamente mal ejecutada por el Instituto de Reforma y Desarrollo Agrario (Iryda) mantiene en vilo desde hace un año a la Comunidad de Regantes de El Porvenir de Abanilla. El Iryda instaló un canal de desagüe en un ramblizo, próximo al Rancho del Chambilero, y compactó los trabajos con tierra, pero, durante la gota fría de diciembre de 2016, el agua se filtró, removiendo el ramblizo, y dejó suspendida en el aire una tubería de El Porvenir que conecta dos balsas.

«No sé cómo no se ha partido todavía», asegura Nicolás Riquelme, presidente de El Porvenir. La tubería enlaza la balsa de las Cuestas y la de la Tarquina y hay tres metros de tubo al descubierto, porque estaba situado justo encima del canal de desagüe habilitado por el Iryda en el ramblizo y que fue desestabilizado en la 'gota fría'. «Si esa tubería se parte, puede dejar sin agua el embalse de la Tarquina, con una capacidad de 100.000 metros cúbicos», alerta Riquelme. «Dejaría colapsada nuestra comunidad». La pérdida de caudal afectaría a 1.000 regantes y, para restarle presión a la tubería, la mantienen sin carga de tránsito. «Solo lleva carga de riego».

El problema es que el Iryda es un órgano del Ministerio de Agricultura que está extinguido y nadie se hace cargo del coste de los trabajos de reparación. «En El Porvenir no lo vamos a pagar porque no hemos hecho esa chapuza de obra». El asunto también está afectando a los vecinos, tal y como comprobó la edil del IUMA, María Dolores Saurín, visitando el ramblizo. «Han cortado el camino que va desde El Atajo hasta la carretera de Macisvenda porque los camiones podrían chocar con la tubería», relató.

La edil del IUMA tiene previsto presentar un escrito al Ayuntamiento para que se depuren responsabilidades. «No puede estar cerrada una vía un año porque nadie se responsabilice de una infraestructura». La Confederación Hidrográfica del Segura ha solicitado información a la Comisaría de Aguas, pero avanza que «solo actuaremos si la rambla se ha deformado y se ha perdido su capacidad de evacuar agua. De lo contrario, tendrán que actuar los regantes».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos