Torre Pacheco, Cieza, Caravaca, Alcantarilla y Mazarrón, a la cola en gasto social

Torre Pacheco, Cieza, Caravaca, Alcantarilla y Mazarrón, a la cola en gasto social

Un informe nacional sitúa los cinco municipios en el 'top' de los servicios sociales más pobres y precarios, con una media de gasto por habitante y año inferior a 50 euros

ZENÓN GUILLÉN y JUAN RUIZ PALACIOSMurcia

Las políticas sociales en los municipios murcianos dejan mucho que desear. Así lo corrobora un estudio a nivel nacional realizado por la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales, que pone nombre a los 41 ayuntamientos españoles de más de 20.000 habitantes que prestan los servicios sociales «más pobres» a sus vecinos, entre los que se encuentran Torre Pacheco, Cieza, Caravaca de la Cruz y Mazarrón. Aparte está el caso de Alcantarilla, también entre los «más precarios» en inversión social. En estos consistorios el gasto social por habitante está por debajo de los 50 euros al año.

De hecho, entre las conclusiones del informe, realizado con datos correspondientes al presupuesto liquidado de 2016 que publica el Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas, se resalta que la Región de Murcia, junto a la Comunidad Valenciana y Extremadura, concentran más de 75% del total de ciudades en los que la inversión en servicios sociales no alcanza el 60% de la media de gasto del resto de ayuntamientos, y en los que resulta materialmente imposible ofrecer unos servicios sociales con un mínimo de cobertura, calidad y eficiencia.

Los consistorios de Torre Pacheco (34.630 habitantes) y Cieza (35.134 habitantes), que repiten en la 'lista negra', contaron en 2016 con una inversión media por habitante de 18,05 y 36,46 euros, respectivamente. Además, en ambos casos empeoran el dato respecto al año pasado. Y es que, en el caso pachequero, la cuantía en 2015 se elevaba a 20,97 euros. Una cifra baja, pese a que mantienen líneas de colaboración con colectivos sociales locales y de la comarca como Cáritas Parroquial, la asociación Aidemar para la integración del discapacitado, la Asociación de Padres de Niños con Déficits Auditivos (Apanda) y la Fundación Dar de Sí, entre otras.

El estudio alerta de que la Región tiene un alto número de ciudades donde es imposible dar una cobertura y calidad mínima

Por lo que se refiere a Cieza, subió ligeramente desde los 34,35 euros de 2015, aunque también suspende en cuanto al gasto acreditado en servicios sociales. Por su parte, Caravaca de la Cruz se incorpora a esta lista negativa con una inversión social de 21 euros (25.591 habitantes).

En el caso de Mazarrón, la inversión se queda en 37,99 euros (30.704 habitantes). No obstante, el equipo de gobierno mazarronero asegura haber aumentado en 30.000 euros la partida destinada a política social en el último año, llegando a un total de 100.000 euros en el actual presupuesto. Desde el Ejecutivo que preside Alicia Jiménez afirman desconocer los datos del mencionado estudio, pero puntualizan que «estamos ayudando a la gente más desfavorecida gracias a esa partida, que contempla subvenciones para luz, agua, alimentos y productos de primera necesidad».

Mazarrón también da 37.000 euros en subvenciones a diversas organizaciones y asociaciones del municipio, como Cáritas, Nuevo Rumbo y colectivos de discapacitados. Desde la Concejalía de Política Social explican que «con esa partida presupuestaria y estos 37.000 euros damos servicios básicos a personas que se encuentran en riesgo de exclusión social», aunque no matizan el número de personas que se han visto favorecidas en el último año.

La lista publicada por la Asociación de Directores y Gerentes de Servicios Sociales recoge datos de los 384 municipios españoles de más de 20.000 habitantes que presentaron la liquidación de cuentas del pasado año.

Y, entre todos estos, se incluye también Alcantarilla entre los ayuntamientos con presupuestos «más precarios» en servicios sociales, con 46,71 euros de gasto medio por ciudadano en 2016. Aunque dicha cuantía crece hasta los 49,82 euros en 2017. De cara a los presupuestos de 2018, pendientes de aprobación, se pretenden destinar 179.000 euros a la Concejalía de Bienestar Social para cubrir servicios básicos como ayuda a domicilio, atención a mayores o dependencia. Las cuentas de 2018 prevén 90.000 euros para ayudar a los que más necesidades tienen de emergencia social para afrontar el pago de luz, agua, alquiler o alimentación. Aunque se desconoce si parte de ese dinero se destinará al pago de la factura generada por las viviendas sociales con Iberdrola, tras abastecerse ilegalmente de la red durante dos años.

Ningún caso de excelencia

Por el contrario, la clasificación de las localidades que más invierten -entre las que no hay ninguna murciana-, catalogadas como «excelentes» en protección social, está liderada por las vascas de Rentería (277,09 euros), Mondragón (229,76 euros) y Eibar (218,84 euros). También se pueden destacar otros casos más próximos a la Región, como la albacetense Hellín ( 108,34 euros). El peor dato en inversión en protección social de los municipios españoles lo representa Leganés (Madrid), que destinó 15,16 euros por ciudadano y Almendralejo (Badajoz), con 16,82 euros por cabeza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos