La tala de moreras con más de veinte años indigna a los vecinos

Unos niños juegan subidos en los árboles cortados. / LV

«Levantaron las aceras y provocaron la caída de personas», alega el alcalde, que promete reponer el arbolado en Nuevo Principado

Alexia Salas
ALEXIA SALAS

«Llevábamos veinte años conviviendo con esos árboles, los hemos regado y abonado, nos daban sombra y hacían más agradable y respirable nuestra calle», lamenta Gloria Sánchez, una de las vecinas de Nuevo Principado, en Los Narejos, que ayer vio desaparecer la mayoría de las moreras que escoltaban tres de las calles de la urbanización. Cree que «las aceras se pueden arreglar respetando los árboles que llevan décadas plantados», aunque la realidad es que el proyecto municipal, que prevé la renovación del pavimento en el tercer trimestre del año ha incluido la tala de las moreras.

Según el alcalde, Anastasio Bastida, «levantaban las aceras y provocaban la caída de personas, así que se harán estudios para ver qué tipo de árbol se puede plantar que soporte el nivel de salinidad de la zona y cuyas raíces no rompan las losas».

Prefiere no arriesgar parte de los 293.000 euros que se emplearán en el arreglo de diversas zonas de Los Narejos con fondos de la Comunidad Autónoma y del Ayuntamiento, con las raíces de las moreras. «Esos árboles nunca debieron plantarse, igual que no se hicieron las aceras con las medidas adecuadas», indica Bastida. Las razones de la tala no terminan de convencer a los vecinos, que de la noche a la mañana han visto sus calles «convertidas en un desierto», describe Manuel Ortuño.

El residente cree que «hay alcorques levantados porque no se han ocupado de hacer un mantenimiento adecuado de los árboles en 20 años, así que se han elevado y la tierra sube, pero si hubieran recortado las raíces y nivelado la superficie no habrían tenido que cortar árboles que son ya grandes y que daban una buena sombra y hacían la ciudad más habitable». El vecino asegura que «de momento han cortado unas cien moreras y van a continuar», aunque ellos preferirían que «corrigieran los desperfectos y dejaran nuestros árboles, al menos la mayoría».

El alcalde promete que la eliminación de las moreras solo se realizará en las tres calles de la urbanización y se compromete a «tener nuevos árboles plantados en la próxima Semana Santa, aunque de un tipo que no perjudique las aceras».

Podan un millar de árboles

No todas las moreras de Los Alcázares están en el objetivo de la sierra municipal. El Ayuntamiento ha firmado un contrato de 18.000 euros con una empresa especializada para la poda -no tala- de un millar de estos árboles en la barriada situada en la carretera de Torre Pacheco.

El arreglo del resto de las calles del centro urbano está proyectado para los próximos meses, con alcantarillado nuevo incluido, para corregir las deficiencias que dejaron las inundaciones de diciembre de 2016. Entre los 30 millones de euros que aportará el Estado para la renovación total del pavimento y el subsuelo del casco urbano, se incluye la sustitución de las tuberías de evacuación de aguas residuales, que acumularon grandes cantidades de lodo con las avenidas de agua de lluvia. Por otra parte, los trabajos para la reparación y el aislamiento del aparcamiento subterráneo del Consistorio ya han comenzado.

Fotos

Vídeos