Amo retira las funciones a la exalcaldesa por «sus problemas» con los empleados

El alcalde Jesús Amo (2i), con los concejales socialistas de su gobierno Luis Egea (1i), Miguel Martínez Cascales y Victoria Valero. / AYTO

El regidor socialista cesa de sus responsabilidades a Candi Marín (IU) debido a la «pérdida de confianza en su gestión», pero dice que mantiene «intacto» el pacto de legislatura

Zenón Guillén
ZENÓN GUILLÉNMurcia

La alianza de gobierno de izquierdas en Moratalla muestra signos de debilidad. El alcalde, Jesús Amo (PSOE), anunció ayer, en una convocatoria urgente de rueda de prensa, que suspende de sus funciones a la primera teniente de alcalde, Candi Marín (IU), su antecesora en el cargo, «por la pérdida de confianza» y «las dificultades para el funcionamiento del equipo de gobierno en su gestión diaria».

En concreto, se apunta que detrás de esta decisión estaría el mal ambiente creado por Marín entre el personal municipal, según han informado a 'La Verdad' fuentes del Consistorio. Y es que, al parecer, son ya varios los enfrentamientos que la edil de Izquierda Unida ha tenido con diferentes funcionarios y personal municipal.

Candi Marín, que mantuvo el bastón de mando de la Corporación hasta el pasado mes de junio, ha sido cesada tanto de sus responsabilidades como concejal delegada de Política Social, Participación Ciudadana y Vivienda, como de sus funciones en la Junta de Gobierno Local. Amo reconoció que la decisión ha sido «muy meditada», pero que ha tenido que dar este paso por los «constantes problemas con el personal del Ayuntamiento». De hecho, aclaró que «al producirse el relevo en la alcaldía, se produjo un cambio de actitud -por parte de Marín- que ha dificultado el funcionamiento diario del equipo de gobierno, con unas relaciones basadas en la desconfianza».

La edil de IU niega las acusaciones. «Yo no tengo malas relaciones con los trabajadores. Eso es mentira. Y si se han producido tensiones en algún caso concreto ha sido por la actitud del alcalde de impedirle a los funcionarios que nos faciliten información, sobre todo en relación a nuestra petición para que el Consistorio se persone en el caso abierto por la Fiscalía por los terrenos de la residencia de ancianos, que afectaba al PP».

Marín sostiene que «al contrario, es Jesús Amo quien pone a los empleados municipales contra la espada y la pared», por ello considera que la decisión adoptada por este «es injustificada», por lo que IU ha pedido una cita con la dirección regional del PSOE para reconducir la situación.

La exregidora ha recibido varios varapalos judiciales a lo largo de este año por vulneración de la legislación laboral. Así, en marzo se vio investigada por un juzgado de Caravaca por presunto acoso laboral, lesiones psicológicas y delito de odio, de los que habría sido víctima la secretaria accidental del Ayuntamiento, A.S.C. Esta funcionaria interpuso una querella por haber sido sometida, presuntamente, a un trato «humillante y degradante, con gritos continuos y malos modos», y con una «actitud amenazante», por la que llegó a necesitar atención psicológica.

Después, en mayo, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo nº2 de Murcia condenó a la alcaldía -presidida en el momento de los hechos por Candi Marín- por haber privado a una vecina y hermana de una concejal del PP del puesto de trabajo que había conseguido, conforme a su formación y méritos profesionales. El juez consideró que Marín «se extralimitó en sus funciones» e incurrió en «una injerencia sobre el tribunal calificador, creando una manifiesta indefensión» a la aspirante.

Y, el pasado 4 de julio, este periódico publicó que otro juzgado, esta vez el de lo Social nº5 de Murcia, condenaba también a la alcaldía por haber vulnerado los derechos laborales de una edil del PP, Rosa Rodríguez Martínez, al negarle la excedencia forzosa por razón de su responsabilidad política, que había reclamado para el puesto de directora del Centro de Conciliación de la Vida Familia y Laboral, dependiente del Consistorio.

Pese a todo, desde el PSOE mantienen que el pacto de legislatura se mantiene «intacto», al afectar esta situación únicamente a la citada edil. Y es que los socialistas e Izquierda Unida alcanzaron un acuerdo al inicio de la legislatura mediante el cual Marín ostentaría la alcaldía durante los dos primeros años, y Jesús Amo, los dos siguientes.

PP: «Esto estaba cantado»

Mientras, el PP local resaltó ayer que «sabíamos que iba a ocurrir; estaba cantado». «Hace tan solo dos meses pedíamos la retirada de la liberación a la exalcaldesa por el daño que había hecho y el que estaba haciendo al pueblo y sus vecinos, y Jesús Amo se negó, porque si lo hacía no se sentaba en el sillón de la alcaldía».

Los populares añadieron en un comunicado que «sabíamos que este gobierno de conveniencia, creado única y exclusivamente para echar al PP, que había ganado las elecciones, no iba a funcionar».

Fotos

Vídeos